Katharine Hepburn, La Reina de África. Biografía, citas, frases.

La actriz Katharine Hepburn nació el 12 de mayo de 1907 en Connecticut.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Katharine Houghton Hepburn -Katharine Hepburn- nació el 12 de mayo de 1907 en Connecticut. De familia de clase alta, estudió interpretación en Filadelfia y de allí pasó a Broadway, interviniendo en varias producciones teatrales antes de debutar en el cine.

Etiquetada injustamente de veneno para la taquilla tras protagonizar algunos descalabros comerciales, conoció a Cary Grant, que sería su partenaire en una serie de excelentes títulos, entre las que destaca Historias de Filadelfia, que la reconcilió definitivamente con el público. Con Spencer Tracy mantuvo una relación profesional y sentimental durante 25 años.

Con un porte elegante, atlético, singular y un tipo de belleza que ha perdurado en el tiempo ajeno a cánones y modas, enemiga de la sofisticación y el glamour existente, Katharine Hepburn fue la primera mujer que llevó pantalones en el cine y desafió las normas imperantes en el conservador Hollywood. Todo un carácter.

Sus Citas y Frases célebres

  • Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.
    1 / 10

    “Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.”

  • El amor no tiene nada que ver con lo que estás esperando obtener; tiene que ver con lo que estás esperando dar; es decir, todo.
    2 / 10

    “El amor no tiene nada que ver con lo que estás esperando obtener; tiene que ver con lo que estás esperando dar; es decir, todo.”

  • A veces me pregunto si los hombres y las mujeres en realidad están hechos el uno para el otro. Tal vez deberían ser vecinos y visitarse solo de vez en cuando.
    3 / 10

    “A veces me pregunto si los hombres y las mujeres en realidad están hechos el uno para el otro. Tal vez deberían ser vecinos y visitarse solo de vez en cuando.”

  • Los enemigos son tan estimulantes…
    4 / 10

    “Los enemigos son tan estimulantes…”

  • No creo en el matrimonio. Amar, honrar y obedecer es muy poco práctico. Si lo fuera, no tendrías que firmar un contrato.
    5 / 10

    “No creo en el matrimonio. Amar, honrar y obedecer es muy poco práctico. Si lo fuera, no tendrías que firmar un contrato.”

  • Solo la gente sencilla sabe que es el amor. La gente complicada trata tanto de causar impresión que pronto agota su talento.
    6 / 10

    “Solo la gente sencilla sabe que es el amor. La gente complicada trata tanto de causar impresión que pronto agota su talento.”

  • Ignoraba totalmente que fuéramos el sexo débil.
    7 / 10

    “Ignoraba totalmente que fuéramos el sexo débil.”

  • Me arrepiento de muchas cosas y estoy segura que todo el mundo lo hace. Si tienes sentido común, te arrepientes de las cosas estúpidas que has hecho y si no lo haces, quizás sea porque eres estúpido.
    8 / 10

    “Me arrepiento de muchas cosas y estoy segura que todo el mundo lo hace. Si tienes sentido común, te arrepientes de las cosas estúpidas que has hecho y si no lo haces, quizás sea porque eres estúpido.”

  • Tienes que mirarla, tienes que escucharla, no hay forma de escapar de ella, pero no es solo por su belleza si no por su estilo.
    9 / 10

    “Tienes que mirarla, tienes que escucharla, no hay forma de escapar de ella, pero no es solo por su belleza si no por su estilo.”

    Cary Grant

  • Hay mujeres, y además está Kate. Hay actrices, y además está Hepburn.
    10 / 10

    “Hay mujeres, y además está Kate. Hay actrices, y además está Hepburn.”

    Frank Capra.

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.