Jack Kerouac, el escritor que cumplió con la misión de su destino: escribir ‘En el camino’. Biografía, citas, frases.

Jack Kerouac, figura señera del movimiento ‘beat’ nació en Lowell, Massachusetts, el 12 de marzo de 1922.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Jean-Louis Lebris de Kérouac, Jack Kerouac, nació en el seno de una familia francocanadiense, por lo que no aprendió a hablar inglés hasta los seis años. Con diecisiete ya escribía sus primeros textos, influenciados por autores como Ernest Hemingway, Thomas Wolfe o Jack London. El sueño truncado por una lesión de convertirse en profesional del fútbol americano, le llevó a dedicarse a diversos trabajos para sobrevivir, como el de bombero, colector de algodón, encargado de mudanzas, hasta enrolarse en la marina mercante donde, como tantos otros escritores, esperaba vivir grandes aventuras.

Posteriormente se trasladaría a Nueva York, ciudad en la que conocería a Allen Ginsberg, William S. Burroughs, Gregory Corso, Neal Cassady, Gary Snyder, John Clellon Holmes y Lawrence Ferlinghetti, entre otros, que no tardaron en conformar un grupo al que conocemos como Generación Beat, a pesar de las marcadas diferencias entre unos y otros. Un término que nació de una conversación entre el propio Kerouac y su amigo John Clellon Holmes y que fueron bautizados por el periodista del Washington Post, Al Aronowitz, como una comunidad de mentes lúcidas, cuya intención era la de descubrirse a sí mismos e interpretar los mecanismos ocultos que desplegaba la sociedad norteamericana de aquel tiempo: el ambiente de Post-Guerra, y los procesos donde el materialismo técnico oprimía el subjetivismo, creando una idea de dominación que no se ajustaba a la idea de libertad.

Siendo hijos de la Generación Perdida de los años 20, y padres del movimiento hippie de los años 60, la Generación Beat realizaba una crítica a las estructuras convencionales de la sociedad, al materialismo y a la influencia del puritanismo, razón por la cual defendía la experimentación con drogas, la libertad sexual y la aproximación al budismo y otras religiones orientales. Sus componentes ratificaron la larga tradición de los escritores norteamericanos, desde Jack London a Mark Twain o Herman Melville.

Así, después de la publicación de su primera novela –El campo y la ciudad, 1950-, en la que relataba sus dificultades para adaptarse a la vida en las grandes metrópolis, Kerouac emprendió, junto a Neal Cassady, un viaje por todo Estados Unidos a ritmo de jazz, sexo, whiskey y grandes dosis de benzedrina. De esa experiencia nacería En el camino, novela realizada sobre un rollo de teletipo en apenas tres semanas conforme a una nueva técnica de escritura que constituye el manifiesto más importante realizado por la Generación Beat, y que le encumbraría definitivamente como uno de los grandes de las letras norteamericanas.

Sus Citas y Frases célebres

  • Todavía nos quedaba mucho camino. Pero no nos importaba: la carretera es la vida.
    1 / 14

    “Todavía nos quedaba mucho camino. Pero no nos importaba: la carretera es la vida.”

  • No serás nada en este mundo a menos que hagas lo que quieras. No planees nada, simplemente ve y hazlo.
    2 / 14

    “No serás nada en este mundo a menos que hagas lo que quieras. No planees nada, simplemente ve y hazlo.”

  • Todos los seres humanos son también seres de ensueños. El soñar une a toda la humanidad.
    3 / 14

    “Todos los seres humanos son también seres de ensueños. El soñar une a toda la humanidad.”

  • Lo que sientas encontrará por si solo su estilo.
    4 / 14

    “Lo que sientas encontrará por si solo su estilo.”

  • Enamórate de tu existencia.
    5 / 14

    “Enamórate de tu existencia.”

  • Tome las cosas con calma, porque si las comienza a tomar seriamente, llegan a su fin.
    6 / 14

    “Tome las cosas con calma, porque si las comienza a tomar seriamente, llegan a su fin.”

  • Vive tu memoria y asómbrate.
    7 / 14

    “Vive tu memoria y asómbrate.”

  • Escribe para ti mismo, recogido, asombrado.
    8 / 14

    “Escribe para ti mismo, recogido, asombrado.”

  • Uno no sabe, uno desea lo que es la suma.
    9 / 14

    “Uno no sabe, uno desea lo que es la suma.”

  • La vida es mi arte, protección frente a la muerte, así sin autorización vivo.
    10 / 14

    “La vida es mi arte, protección frente a la muerte, así sin autorización vivo.”

  • No se puede enseñar una nueva canción al viejo profesor.
    11 / 14

    “No se puede enseñar una nueva canción al viejo profesor.”

  • Simpatía es una sonrisa grande, y una sonrisa grande no es nada más que dientes.
    12 / 14

    “Simpatía es una sonrisa grande, y una sonrisa grande no es nada más que dientes.”

  • He sostenido siempre que cuando escribes tienes que olvidar todas las normas, el estilo literario y demás presunciones como palabras importantes, oraciones arrogantes y frases por el estilo, es decir; saborear las palabras como el vino y, adecuadas o no, escribirlas por lo bien que suenan.
    13 / 14

    “He sostenido siempre que cuando escribes tienes que olvidar todas las normas, el estilo literario y demás presunciones como palabras importantes, oraciones arrogantes y frases por el estilo, es decir; saborear las palabras como el vino y, adecuadas o no, escribirlas por lo bien que suenan.”

  • Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo van y vienen incluido cualquier sentimiento de tristeza: también se irá: triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana ¿Por qué inquietarse tanto?
    14 / 14

    “Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo van y vienen incluido cualquier sentimiento de tristeza: también se irá: triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana ¿Por qué inquietarse tanto?”

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.