George Gurdjieff, filósofo místico. Biografía, citas, frases.

Nació el 14 de enero de 1866 en Alexandropol, actual Gyumrí, en la República de Armenia.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Según sus biógrafos Gueorgui Ivánovich Gurdjieff nació en la ciudad de Alexandropol, situada en la provincia de Kars, recién conquistada por el ejército del Zar a los otomanos. Alexandropol, que ahora es Gyumrí en la República de Armenia y antes fue Kumari y Leninakán, se encuentra en un área fronteriza del Cáucaso, un cruce de caminos entre oriente y occidente por el que desfilaron durante milenios muchos conquistadores, Alejandro Magno entre otros. Sobre la vida de Gurdjieff antes de sus 40 años se sabe muy poco, salvo que su madre era armenia y su padre griego, pastor, carpintero y contador de historias, en las que relataba la antigua tradición oriental a través de canciones, poemas y leyendas. De acuerdo con su autobiografía, también sabemos que ni la religión convencional ni el conocimiento científico ortodoxo contestaban a sus preguntas sobre el significado y propósito de la vida. Motivo que lo llevó, junto a un grupo de nueve personas que compartían las mismas inquietudes a iniciar la búsqueda viajando al cercano oriente, India, Tíbet y Asia central, donde contactaron con monasterios, escuelas religiosas y hombres sabios.

Cuando en el verano de 1922 llegó a Francia era un perfecto desconocido, pero le acompañaba el pequeño grupo que había conocido en Moscú y San Petersburgo, lo habían seguido hasta el Cáucaso durante la Revolución Rusa y hasta Constantinopla durante la Primera Guerra Mundial. Después comenzaron un largo peregrinar a través de diversos países de Europa, recalando en Paris donde compraron a la viuda de Maitre Labori, el abogado de Dreyfus, su Château du Prieuré, cerca de Fontainebleau. Cuando Gurdjieff y su grupo se establecieron suscitaron inmediatamente gran curiosidad. Eran los años de la posguerra, cuando el trauma creado en aquellos que había vivido aquella monstruosa experiencia reclamaba una profunda necesidad de certidumbre. Franceses, ingleses y norteamericanos de nombre conocido iban al Prieuré para alcanzar con Gurdjieff la puerta del conocimiento.

Cuando Gurdjieff murió en París veintisiete años después, seguía siendo un desconocido para el gran público y el lugar que ocuparía en la historia del pensamiento –sin ningún libro publicado aún- estaba aún por definir. Pero sus ideas se las había trasmitido oralmente a miles de personas influyentes. Calvo, con un gran mostacho y dueño de una carismática personalidad, George Gurdjieff, el Tigre del Turkestán, escrutó en las fuentes ancestrales las respuestas a las preguntas fundamentales del ser humano. Sus planteamientos constituyen un revolucionario y coherente cuerpo de ideas que sirve de guía hacia una supuesta evolución espiritual y humanitaria, no exenta de detractores en todo el mundo.

Sus Citas y Frases célebres

  • Un hombre no es nunca el mismo por mucho tiempo. Está continuamente cambiando.
    1 / 9

    “Un hombre no es nunca el mismo por mucho tiempo. Está continuamente cambiando.”

  • Sólo puede ser justo quien es capaz de ponerse en el lugar de otros.
    2 / 9

    “Sólo puede ser justo quien es capaz de ponerse en el lugar de otros.”

  • Sólo se puede alcanzar el conocimiento con la ayuda de quienes lo poseen. Esto debe ser entendido desde el principio. Uno debe aprender de los que saben.
    3 / 9

    “Sólo se puede alcanzar el conocimiento con la ayuda de quienes lo poseen. Esto debe ser entendido desde el principio. Uno debe aprender de los que saben.”

  • Sólo quien sabe cuidar lo ajeno puede poseer lo propio.
    4 / 9

    “Sólo quien sabe cuidar lo ajeno puede poseer lo propio.”

  • No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
    5 / 9

    “No te encadenes a nada que a la larga te destruya.”

  • Para que un preso tuviese posibilidades de poder fugarse, tenía que comenzar por darse cuenta de que estaba preso. Mientras no entienda esto, mientras piense o crea que es libre, no tiene la menor posibilidad.
    6 / 9

    “Para que un preso tuviese posibilidades de poder fugarse, tenía que comenzar por darse cuenta de que estaba preso. Mientras no entienda esto, mientras piense o crea que es libre, no tiene la menor posibilidad.”

  • El amor propio es señal de una elevada opinión de uno mismo. Si un hombre tiene amor propio, esto demuestra lo que vale.
    7 / 9

    “El amor propio es señal de una elevada opinión de uno mismo. Si un hombre tiene amor propio, esto demuestra lo que vale.”

  • El hombre puede renunciar a todos los placeres que quiera, pero no va a renunciar a su sufrimiento.
    8 / 9

    “El hombre puede renunciar a todos los placeres que quiera, pero no va a renunciar a su sufrimiento.”

  • Al hombre le es dado un número determinado de experiencias; al economizarlas, prolonga su vida.
    9 / 9

    “Al hombre le es dado un número determinado de experiencias; al economizarlas, prolonga su vida.”

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.