Brough Superior SS100. La moto para sentirse Lawrence de Arabia.

Exclusividad para una motocicleta con la mejor herencia posible

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

A Thomas Edward Lawrence le gustaba la velocidad. El hombre que había arrebatado Egipto a los turcos podía ser feliz lejos de las arenas del desierto, pero tan sólo cuando su cuerpo volaba junto con su motocicleta.

«Boa y yo tomamos la carretera de Newark a última hora del día. Anda a 45 pero, cuando ruge al máximo, sobrepasa los 100. Una motocicleta asustadiza con un toque de sangre es mejor que todos los animales para montar sobre la tierra»

“Boa”, diminutivo de “Boanerges” (Hijo del trueno en Arameo), era el nombre de la motocicleta de Lawrence de Arabia, una Brough Superior SS100, con la que el aventurero británico suplía en las carreteras inglesas la adrenalina del combate y la vida en el desierto. También por desgracia, fue la moto que conducía en mayo de 1935, cuando tuvo que maniobrar violentamente para esquivar a dos ciclistas a los que vió demasiado tarde.

T.E. Lawrence fue el usuario más famoso de Brough Superior, posiblemente la marca de motos más reverenciada del Reino Unido, que había sido creada en 1919 por George Brough, recogiendo la herencia de su padre, un minero que dedicaba los pocos ratos libres a construir una moto, que completó en 1902. George recogió toda la pasión infantil que había acumulado observando el trabajo artesanal de su padre para crear la Brough Superior SS100, sin duda alguna, la mejor moto de su época. Un “bicho” que en aquellos años 20 podía rodar con facilidad a esas 100 millas por hora que indicaba su denominación, unos 160 km/h, pudiendo alcanzar los 200 km/h. Todo un lujo tecnológico, pero también monetario, al alcance de muy pocos, cuando el salario medio en Inglaterra era de unas 4 libras y una de aquellas balas costaba unas 180 libras.

Pero aquellas motos demostraron que valían cada penique que costaban. De la SS100 y de otros modelos se fabricaron apenas tres millares de unidades hasta el cierre de la fábrica en 1940, de las cuales aún se mantiene un buen porcentaje en funcionamiento. De hecho, una Brough Superior SS100 Alpine Grand Sports de 1929 se convirtió el año pasado en la moto con el mayor precio conseguido en una subasta, unos 400.000 €, superando a la anterior, que era… otra Brough Superior, una SS80, vendida por 30.000 € menos en 2012.

Toda esa leyenda y esa pasión es lo que impulsó a Mark Upham, un vendedor de motos, a hacerse con los derechos de la marca en 2008 y a comenzar a realizar réplicas artesanales de sus modelos, para pasar en 2013 a diseñar y poner a la venta un nuevo modelo completamente nuevo, pero heredero de todo lo que significa la marca británica. El resultado se llama igualmente SS100, y es una de las motos más exclusivas del mundo, de la que sólo se fabricarán bajo pedido unas 300 unidades, y donde cada cliente, sobre la base de tres terminaciones básicas diferentes ( Traditional, Racing Full Black y Titanium), podrá personalizar su motocicleta con múltiples opciones para que sea realmente única.

El corazón de cada una de las nuevas Brough Superior SS100 es un motor bicilíndrico de 987 cc que rinde hasta 140 Cv a 10.000 rpm. montado sobre un chasis tubular de acero y titanio y con una caja de cambios de 6 velocidades. Rodeando ese corazón, toda la exclusividad del mundo, empezando por el cosido a mano de la piel del asiento o estriberas a medida.

La publicidad del último modelo de 1940 salido de Brough Superior era “El Rolls Royce de las motocicletas”. Ahora, por unos 50.000 € cada unidad, la nueva SS100 tiene todos los argumentos para que esa frase pueda utilizarse otra vez con todo su significado intacto.

Más información Brough Superior

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Rodar

Rodar… y deslizarse, volar, navegar. Y el casco más buscado, la bicicleta de look retro, el coche customizado por la firma de moda, el patín sólo apto para ejecutivos… Creaciones que transportan nuestros sueños.

302 Found

Found

The document has moved here.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.