La herencia de Michaela.

Las piezas esmaltadas de la vienesa FreyWille, un acierto seguro.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

La fabricación de una pieza FreyWille implica 80 fases de trabajo. No te voy a marear contándotelas todas: sólo un ligero apunte. El esmalte se prepara mezclando cristal líquido y minerales preciosos; después, se añade a mano el oro, blanco o amarillo de 24 quilates y se funde todo; cuando el esmalte esté listo se aplica capa a capa y se fijan los colores en distintas fases de cocción; para ir acabando, se pule la joya, se retocan los dibujos con pincel y se remata la pieza añadiendo la montura de oro de 18 quilates.

Este proceso delicado y minucioso explica ese no sé qué tan especial. Y característico que llevan las piezas FreyWille. La casa fundada en Viena en 1951 celebra sus 60 años convertida en un referente mundial (imitadísima) en joyería de hombre y mujer.

Desde que su creadora Michaela Frey decidiera apostar por el esmalte por primera vez en orfebrería hasta hoy, la firma ha ido evolucionando con los tiempos sin perder su nobleza y la excelencia de su manufactura. Desde Monet a Klimt o Muchan cuyas obras han inspirado varias de las colecciones más emblemáticas de la marca a su asociación con el mundo de la moda (Yves Saint Laurent o Paco Rabanne) pasando por sus diseños egipcios, las colecciones no ha dejado de sorprender e innovar conservando su identidad.

El equipo creativo integrado hoy por 20 personas sigue perpetuando el arte orfebre y esmaltador de la casa. Como muestra esta piezas.

frey-wille.com

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp
Una colaboración especial de:K.

Más en:

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.