Pies quietos.

Para alegrar a los pies propios y sorprender a los ajenos, sin duda, Happy Socks.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

En un caserón de color rojo y 400 años, entre cerezos y arbustos y en el centro de Estocolmo nace una idea: la de convertir algo tan útil y cotidiano como un calcetín en un objeto de deseo lleno de color y capaz de transmitir felicidad. Esa idea es Happy Socks y hoy alegran y divierten pies en más de 50 países.

Sus propuestas para vestir los pies de los chicos trabajadores van desde un estilo formal y discreto sin renunciar nunca a alguna concesión happy, a los más atrevidos y coloristas pasando por un casual friday sin grandes estridencias:

Colores oscuros con rayas finas o pequeñas puntadas de color para los más serios, los clásicos rombos o el toque de color en puntera, elástico y talón para los que se sienten un poco más atrevidos, y todo un arcoiris de color en líneas y otros dibujos para los más audaces.

Para alegrar a los pies propios y sorprender a los ajenos, sin duda, Happy Socks.

Happy Socks

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.