Los primeros zapatos higiénicos.

La nueva colección de Clarks viene repleta de grandes prestaciones y apetecibles diseños.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

La historia de Clarks es de esas que tanto nos gustan contar: 1825 en Street, un pueblecito en el condado de Somerset, y Cyrus Clark curtiendo mantas de piel de carnero que su hermano James empezó a convertir cinco años después en zapatillas de estar en casa. Pasan los años. 1856. Singer acaba de inventar la máquina de coser. Los Clarks se hacen con varias y su manufactura perfecta, su conocimiento absoluto del pie y su maestría manejando la piel les permite producir una línea de calzado que hoy llamaríamos ergonómico y que entonces bautizaron como Higiénica. Esta gama, que se adaptaba a la perfección a la linea del pie (de todos los pies y ese es el quid de su increíble éxito) consolidó para siempre la fama de la firma como especialista en calzado técnicos, modelos a la última repletos de prestaciones.

Sus gamas contemplan todas las necesidades de los pies:

Active Air, un almohadillado genial para la planta; sistema Flexlight confort y frescor para los que se pasan el día sentados;  Active Air with Air Flow, un soplo de aire continuamente circulando alrededor del pie gracias a los compartimentos de la suela que se compromine a cada paso; Rock, para disfrutar al aire libre sin que la sujeción o la estabilidad resulten un problema. Si echas una ojeada a sus propuestas para la próxima primavera verás que, además, son muy apetecibles.
http://www.clarks.es/

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp
Una colaboración especial de:K.

Más en:

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.