Vídeos

cerrar

Alma en Pena, cuando el calzado se convierte en poesía.

Joyas, abalorios, pedrería bordada sobre pieles de alta calidad..., detalles exquisitos que hacen de Alma en Pena una firma inconfundible.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Española nacida en Florencia, fue una tarde de verano entre la melancolía de la lluvia y la calidez de las notas de un violín, cuando Alma en Pena se asomó por primera vez al mundo. Dio sus primeros pasos con la mirada puesta en la elegancia femenina, creció al abrigo de la mujer moderna, apasionada, independiente y práctica. Hoy, la firma de calzado patrio sigue pisando fuerte y celebra su décimo aniversario con una expansión internacional sin precedentes.

Tres amigos de siempre —Mónica Rucabado, José Gil y Eladio Vizcaíno— fueron los artífices de este realismo mágico con forma de zapato femenino inspirado en la naturaleza, el campo, el mediterráneo, las flores, el mar. Y es que el alma de Alma se nutre tanto de la devoción y experiencia de sus creadores, como de un estilo propio basado en el diseño, el confort, la comodidad y el respeto por el medioambiente.

Alma en Pena crea todos sus zapatos con materiales exclusivos y muy trabajados, siguiendo un proceso totalmente artesanal. Hasta ahí, normal (bueno, casi). Porque el toque de distinción, el añadido que convierte lo habitual en extraordinario, surge siempre del detalle. Plumas, piedras, lazos, abalorios, botones e infinidad de elementos delicados hacen de cada pieza un placer exclusivo. Un estilo inconfundible con el sello de una firma entregada a la mujer de hoy y la poética del calzado.

Alma en Pena by Afrikable.

El pasado mes de junio, la firma española lanzó su segunda edición Alma en Pena by Afrikable. Un proyecto solidario que surge de su compromiso con áreas desfavorecidas cuyo fin, junto con la ONG —también española— Afrikable, se centra en mejorar las condiciones sociales y económicas de las mujeres en Lamu (Kenia). Todo un reto que no sólo promueve el empoderamiento y la independencia de las mujeres keniatas. También garantiza el acceso a la educación de sus hijos gracias a la escuelita y el comedor que Afrikable ha creado en el entorno.

Todo comenzó en 2013, cuando Mónica Gil —artífice de la iniciativa y creativa de los diseños— viajó a Kenia. Profundamente impresionada por las condiciones de extrema pobreza en las que viven las mujeres de Lamu, la “pequeña” de la marca se embarcó en este proyecto solidario. Una apuesta por un mundo más justo; por la mujer como motor de cambio; por la infancia, la dignidad, el compromiso y el respeto.

Inspirada en la moda maasai, la línea by Afrikable se caracteriza por los colores alegres, los materiales naturales y un diseño cómodo y sencillo. La fabricación de cada sandalia es completamente artesanal mediante un proceso acorde con el desarrollo sostenible de la región. La confección, a base de pieles locales, cuentas de colores y otros elementos decorativos, destaca el alma creativa de las tribus Swahili, Orma y Maasai en complicidad con el estilo inconfundible de la marca.

Colección otoño-invierno 2016/17.

La temporada viene marcada por los flecos, la pedrería bordada, las botas estilo cowboy, las franelas y los motivos patchwork. Tachuelas, ante, puntas redondeadas y tonos neutros protagonizan una colección que resalta la bohemia romántica de Alma. En el lado opuesto, el animal print se consolida como tendencia audaz. Desde las texturas más delicadas hasta las opciones más atrevidas, cada diseño refleja los valores de una firma comprometida con la elegancia y la naturaleza.

Los zapatos Alma en Pena se encuentran en establecimientos de la firma Adela Gil y tiendas multitarea repartidas por el mundo. Además de su propia tienda online, donde adquirir cualquier modelo y estar al día sobre las novedades.

Más información Alma en Pena

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.