Criatura fantástica.

Raquel Montiel lanza su tercera colección de bolsos confeccionados en piel de pitón.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Mitad cabra, mitad pez. La Makara es una criatura imaginaria, la más grande y poderosa que existe bajo el mar. Su parte de cabra aporta los cuernos que simbolizan la abundancia y su parte de pez simboliza la libertad y el movimiento. La Makara representa la iniciación, el nacimiento; pero también el esfuerzo que hay que invertir para llevar a buen puerto nuestros proyectos.

De esta criatura ha tomado Raquel Montiel el nombre para bautizar su marca de bolsos y accesorios confeccionados con pieles exóticas. Criada en una familia experta en el manejo de las pieles (su dedicación se remonta a 50 años) esta joven andaluza ha sabido condensar en sus creaciones el secreto del producto de éxito: una manufactura maestra, la calidad del material, la perfección del acabado, la innovación en el diseño y la atención al cliente.

Montiel va ya por su tercera colección: la primera, Nacimiento, se centró en los modelos confeccionados con piel de pitón; la segunda, Energy, reunía diseños fabricados con pieles repujadas de colores fluorescentes. Esta tercera línea, Tierra, se inspira en el ambiente otoñal de cielos grises, lluvias, y árboles deshojados, cargado de nostalgia y romanticismo. El otoño contagia a Tierra con sus marrones, beiges, tejas, panizos, y cobres que contrastan con negros, grises y platas. Todo en piel de pitón, de potro y vacuno mezcladas con print de leopardo y acabados metalizados.
Los diseños funcionales y versátiles adoptan todas las formas imaginables: carteras, clutches, sacos, tote, bandolera… Los precios de los bolsos oscilan entre los 250 y los 450 euros y se encuentran a la venta en:

makara.es

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.