Brooks Brothers a la madrileña.

La firma americana por excelencia inaugura su primera flagship store en la capital.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Un emblema, un icono y un testigo vivo de la historia de Estados Unidos. Brooks Brothers es una de las firmas americanas más antiguas y probablemente la que más ha contribuido a la innovación de su sector textil. Su elegancia y esencia puramente tradicionales se han forjado a lo largo de un recorrido repleto de éxitos merecidos de cuyo comienzo hace ya más de 200 años.

Los trajes ready to wear, el abrigo con el que fue elegido presidente Abraham Lincoln y con el que más tarde fue asesinado, las camisas con botones en el cuello, las corbatas con líneas diagonales, el tejido seersucker… y numerosas tendencias más con un punto en común: todas son made in Brooks Brothers.

La firma ha abierto su primera flagship store española en el número 14 de la madrileña calle Serrano. El espacio, ubicado en pleno Barrio de Salamanca, tiene 270 metros cuadrados y dos plantas para lucir toda la elegancia y exclusividad que la marca transmite con cada una de sus piezas, tanto de hombre como de mujer. La decoración se asemeja a la de su tienda más emblemática, la de Madison Avenue en Nueva York pero, eso sí, adaptada al estilo madrileño.

Al cruzar sus puertas nos encontramos con columnas, pilastras y muebles en madera de cerezo coronados por candelabros. Un ambiente acogedor en el cual los clientes pueden disfrutar de todas sus colecciones, desde la juvenil Red Fleece hasta un departamento para que los consumidores personalicen sus prendas.

Dos siglos después, Brooks Brothers es una marca legendaria y ya tiene espacio propio en nuestro país para deslumbrarnos con su saber hacer y su extraordinaria calidad.

Localización

Más información Brooks Brothers

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.