Londres, el mayor centro de retail del mundo, y la moda británica frente al Brexit ¿una oportunidad para otras ciudades europeas?.

¿Qué significará el Brexit para las firmas de moda británicas? ¿y para Londres, centro de retail del mundo? estas preguntas todavía no tienen respuestas claras pero sí muchos apuntes ya que gustan muy poco a las grandes firmas del sector en Gran Bretaña.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • Linkedin
  • WhatsApp

Para comenzar a dibujar las nuevas estrategias de las firmas de moda británicas frente a un nuevo status mundial que es para ellas totalmente coyuntural, primero habrá que ver los pasos que dará Gran Bretaña hacia el Brexit, cómo serán de lentos o rápidos y cómo serán los acuerdos que finalmente se firmen o no con la Unión Europea… y eso sin dejar de pensar que, ante lo convulso de la situación y ante las discrepancias y realidades soterradas que han salido a la luz tras el referendum, no haya otro giro del destino o de los votos y finalmente el Brexit se parezca más al Remain o incluso llegue a serlo.

Pero, aun sin entrar en honduras políticas, hay cuestiones que sí nos plantean un futuro incierto o al menos complejo para las firmas de moda británicas, tanto es así que muchos recuerdan ahora la encuesta que se hizo desde el British Fashion Council -una organización sin ánimo de lucro que sirve de faro y guía a la moda británica-, en esa encuesta, lanzada a 500 diseñadores y a la que respondieron 290, el 90% optaba por el Remain y sólo el 4,3% apoyaba la opción del Brexit; pero además se hacen eco de una encuesta similar hecha por la Federación de Industrias Creativas en Gran Bretaña (Creative Industries Federation) según la cual el 96% de sus miembros optaba por el Remain frente al 4% que apoyaba el Brexit.

Tener de nuevo una aduana entre Gran Bretaña y Europa -que sería una de las consecuencias del Brexit- no parece una buena idea desde el punto de vista económico ni para la exportación de la isla al continente -que saldría gravada con nuevos impuestos minando su competitividad- ni tampoco para la importanción -que llegaría también con nuevos gravámenes incrementando el precio final de los productos-; las grandes firmas de moda que tienen además centros de fabricación en Asia, tendrían que replantearse sus cadenas de suministro y distribución: al importar sus mercancías desde Asia a UK, al trámite aduanero que existe actualmente, puesto que hablamos de importación de terceros países, habría que añadir uno más si esa mercancía fuese para la exportación; esto suma costes y complejidad logística y de transporte, además de administrativa, que podría ser esquivada en cierta o en gran medida si optasen por la distribución directa desde los países de fabricación a los países de destino; claro que a esto hay firmas que se negarán en rotundo porque podría suponer la retirada del ‘made in Britain‘ de sus prendas; recordemos como algunas firmas italianas mantienen el último paso de su proceso de fabricación en Italia para mantener sus colecciones bajo el sello ‘made in Italy‘ a pesar de tratarse en realidad de prendas fabricadas en Asia (China, Taiwan, India…).

La venta por internet, que crece en Gran Bretaña tanto como en en el resto del mundo occidental sino más, también vería afectada su cadena de suministro y distribución del mismo modo, algo que se nos antoja sólo puede verse reflejado en un incremento de los costes y, en consecuencia, del precio final de los productos; además de que podría cambiar la visión de los grandes gigantes del sector como Amazon acerca de Inglaterra como centro logístico.

¿Qué hay del talento? ¿seguirá Gran Bretaña, Londres concretamente, atrayendo talento creativo como hasta la fecha o el Brexit hará que otros destinos sean más atractivos para las mentes creativas? Ésta no es una cuestión baladí, el talento y la creatividad son la base de un sector que es puntero en Gran Bretaña, el de la moda, y que tiene su base en Londres, una ciudad que es uno de los mayores centros logísticos del mundo, sino el mayor, y en el que la moda mueve del orden de los 10 billones de libras al año -unos 12 billones de euros-.

Lo único cierto hasta el momento es la incertidumbre en todos los mercados, también en el ámbito de la moda, pero las empresas no pueden esperar indefinidamente porque no pueden pararse y trazan ya sus nuevas estrategias y planes alternativos dando por bueno el plazo de 2 años que planteaba Cameron para la salida de UK de la Unión Europea y obviando las presiones de la propia Unión; y, entre tanto, esperan también que se firmen nuevos acuerdos que palien en la medida de lo posible una nueva situación que sólo el 4.3% de los diseñadores británicos entendía hace poco más de dos semanas como positiva.

Hasta ahora el Brexit deja muchas más dudas que respuestas y a nosotros, desde España, nos asaltan algunas más: sabiendo que, según los últimos informes publicados antes del referéndum acerca de la permanencia de UK en la Unión Europea, Londres es el primer centro de retail del mundo, Madrid el quinto (detrás de París, Moscú y Milán) y Barcelona el décimo, nos preguntamos si el Brexit puede convertirse en una oportunidad para el retail y la moda en nuestro país… ¿dejará de ser Londres el centro de retail más grande del mundo? y de ser así ¿qué ciudades se beneficiarán de ese descenso de actividad en la capital inglesa? ¿París? probablemente, es cierto que los costes en la ciudad del Senna son elevados pero su ubicación en el continente resulta perfecta… ¿y el talento? en cualquier caso ¿estamos ya atentos en España para aprovechar las oportunidades que puedan surgir? porque, a poco que Londres reduzca actividad, surgirán.

Para que nos hagamos una idea de la medida de la oportunidad, revisamos las tasas de crecimiento en retail que estimaba la prestigiosa consultora americana JLL para el periodo de tiempo que va de 2014 a 2018: en el caso de Londres este crecimiento estaba estimado en un 18%, en un 8% estaban tanto Madrid como París y en un 7% Milán mientras Barcelona se quedaba en un 5% al igual que Munich, ambas ciudadades un punto por debajo de Berlin cuyo crecimiento estimado era de un 6%. ¿Seguirá Londres, tras el Brexit, manteniendo ese elevado nivel de crecimiento como primer centro de retail del mundo? y de no ser así, ¿qué ciudades europeas podrían beneficiarse?

Otro detalle a tener en cuenta, y a sumar a los datos anteriores, es la distribución de esos crecimientos entre lo que es lujo, firmas premium y grandes cadenas de retail (H&M, Zara, Mango…): Londres, al igual que París, Roma y Milán, ofrecen una distribución homogénea en estos tres grandes grupos con algo más de un 30% en cada uno de ellos mientras en el caso de Madrid y Barcelona la cuota mayor está en las grandes cadenas de retail -cierto que en gran medida porque dos de las tres más grandes de Europa son españolas (Zara y Mango)- en todo caso ¿qué harán las firmas del lujo en el caso de reducir su actividad en Londres? ¿acelerarán su concentración en París, Roma y Milán o se diversificarán hacia otras ciudades como Madrid, Barcelona, Munich o Berlín?.

Ciertamente no parece realista pensar que la creatividad vanguardista, especialmente en el sector de la moda, vaya a huir de Londres a corto plazo ahogada por el Brexit en busca de nuevos destinos pero… ¿cómo afrontarán las grandes empresas británicas del sector la nueva coyuntura política en la que vivirán? estaremos atentos porque hablar de ‘moda británica’ puede sonar genérico e incluso poco glamouroso si pensamos en Milán o París pero ¿y si hablamos de Burberry, Vivien Westwood, Stella McCartney, Alexander McQueen, Mulberry, Hunter Boots, LK Bennet, Phillip Treacy…? Y eso sin adentrarnos en los grandes del retail como Harrods.

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • Linkedin
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.