La Clara es el nuevo paraíso de Palm Beach y no podrás vivir en él por menos de 2 millones de dólares.

La Clara en Palm Beach es una nueva torre de apartamentos de lujo en las que pasar un verano... o una vida.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Palm Beach es una de esas ciudades en las que confluyen el éxito y las economías saneadas, aquí tienen sus residencias de invierno las gentes más destacadas de nuestro tiempo en Estados Unidos, tanto grandes empresarios como artistas de diferentes disciplinas; está en Florida, el clima es ideal y la arquitectura una tentación maravillosa porque se rinde a partes iguales al diseño, la funcionalidad y la creatividad; buen ejemplo de ello es La Clara, una espectacular torre en Palm Beach en primera línea de mar y de sueños.

La Clara es una torre de 25 pisos, actualmente en construcción, que contará con 83 viviendas, todas con terraza y vistas al mar; los apartamentos más pequeños distribuyen sus espacios en 140 metros cuadrados mientras los más grandes llegan a los 280 metros cuadrados porque si en La Clara el primer lujo es su ubicación, en el corazón de Palm Beach y en primera línea de mar, el segundo es la amplitud de sus viviendas.

Claro que La Clara no sólo es lujo, es también exclusividad y confort, es, por encima de todo, placer y por eso cuenta con una piscina con tumbonas, una sala de yoga, deliciosos jardines, una cocina gourmet con sala de degustación, un salón muy funcional y un moderno gimnasio, todo ello a disposición de los propietarios de los apartamentos del edificio.

El precio de estas espectaculares viviendas, que están ya a la venta, es lo único que puede disgustarte, las viviendas más ‘económicas’ se venden por 2 millones de dólares, casi 1 millón 800 mil euros.

Más información La Clara en Palm Beach

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.