Flea, el bajista de los Red Hot Chilli Peppers, vende su espectacular casa en California.

Flea vende su casa en California, una propiedad con dos viviendas, piscina, sala de cine exterior... Un espectáculo de vivienda.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Michael Balzary (a quien seguro conoces como Flea, el bajista de los Hot Red Chilli Peppers) compró en 2018 esta espectacular casa en una zona natural y exclusiva de California, cerca de Pasadena y Los Feliz. Se trata de una propiedad que comenzó a construirse en los glamourosos años 50.

La casa más antigua de la propiedad, que no es la principal, se construyó en los años 50 a partir de un diseño de Richard Neutra en la que destacan tanto los grandes ventanales de suelo a techo como con piscina con vistas y chimenea de piedra. Junto a esta original casa se construyó una casa geométrica en 2008, con un diseño del arquitecto Michael Maltzan. A estas dos viviendas se une una cabaña de madera roja construida por el artista Peter Staley, una piscina  y una sala de cine al aire libre, todo ello creado ya cuando la propiedad pertenecía a Flea, después de 2018.

La casa original, la diseñada por Richard Neutra, cuenta con dos dormitorios y un baño, muebles empotrados y un sistema de sofás con tocadiscos y altavoces ocultos, con varios escritorios  y con estanterías; la casa es abre al exterior, al jardín, y permite disfrutar de maravillosas vistas desde el punto elevado de la colina donde está ubicada.

Curiosamente la vivienda principal de esta propiedad no es la más antigua, lo es la que diseñó Michel Maltzan 50 años después, una casa geométrica construida alrededor de un patio interior con un pabellón de cine al aire libre y cocina tipo chef.

¿Precio de venta de tan espectacular propiedad? 9 millones 800 mil dólares, unos 8 millones 845 mil euros.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.