Christie’s vende la que fuera la casa en Martha’s Vineyard de Jacqueline Kennedy Onassis.

Una casa de escándalo con playa, piscina privada y casa de huéspedes en Martha's Vineyard. Se vende por 65 millones de dólares.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Red Gate Farm es una propiedad con mucha historia en Martha’s Vineyard, la tercera isla en tamaño del litoral atlántico americano; esta isla está situada frente a las costas de Cape Cod y es, en cierto modo, una prolongación de esta localidad, se trata de un lugar de retiro y vacaciones clásico (tan clásico que seguro que lo conoces, sí, es ahí donde estaba la casa a la que Linus lleva a Sabrina, la hija del chófer, a hacer unas fotografías de una casa de vacaciones para alejarla de su hermano pequeño… recordarás a Linus como Harrison Ford en la versión moderna de la película y a Julia Ormond como Sabrina, en el clásico esta mítica pareja la formaban Bogart y Audrey).

Cuentan las crónicas de la época que Jacqueline Kennedy Onassis temía por la vida de sus hijos a la vista de los atentados que sufría la familia de su ya fallecido marido JFK, cabe que esa fuera la razón, una de ellas al menos, que la llevó a adquirir esta propiedad en 1979, un lugar apartado y bello en el que alejarse del mundanal ruido con su familia que por aquel entonces era la que formaba con su ya marido Onassis y sus hijos.

A finales de los 70 esta finca, si bien tenía una ubicación magnífica junto a una espectacular playa atlántica, no contaba más que con una pequeña cabaña por casa, fue después, con la ayuda de paisajistas –Rachel Bunny Mellon, amiga de Jacqueline Kennedy Onassis- y arquitectos –Hugh Newell Jacobson-, cuando se fue convirtiendo poco a poco en la gran finca que es hoy. Decimos poco a poco porque  las reformas firmadas por Bunny Mellon y Newell Jacobson a principios de los 80 se sumaron otras posteriores ya bajo la batuta de Caroline Kennedy (hija de Jacqueline), la última reforma, que consistió en una ampliación de la casa principal, es del año 2000 y la firmó la arquitecta Deborah Berke.

Además de contar con amplios terrenos y playa privada, Red Gate Farm cuenta con una casa principal, en la que todas las habitaciones salvo el comedor tienen vistas al mar, y otra de huéspedes; la suite de la vivienda principal es de escándalo, cuenta con su propio cuarto de baño y su vestidor mientras que del resto de la casa te enamorará especialmente el salón principal con chimenea.

Por si todo ésto te parece poco, Red Gate Farm cuenta también con su propia piscina y cancha de tenis… ¿precio de venta? 65 millones de dólares.

Más información Casa en Martha's Vineyard (Jacqueline Kennedy Onassis

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.