Tod’s se hace con el control total de Roger Vivier.

Tod's, la empresa italiana y familiar de calzado, adquiere la firma francesa Roger Vivier por 415 millones de euros.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

El que avisa no es traidor y Diego Della Valle lo hizo hace un año. El hijo de Dorino, aquel zapatero que comenzó a finales de la década de los años 20 y que hoy día es el creador del imperio Tod’s, aseguró en 2014 que tenía la intención de hacerse con todo el control de Roger Vivier, marca de la que gestiona la producción y distribución desde el 2001.

El rumor de que Tod’s se quería deshacer de su participación en la casa francesa el pasado mes de septiembre se desmintió por entonces y hoy día se verifican dichas declaraciones a través de los 415 millones de euros que ha pagado la empresa italiana de calzado por Roger Vivier. Al global de la compra le añaden un pequeño detalle: 20 millones de euros por sus operaciones en París.

Con esta inversión el grupo pretende sentar las bases de una empresa sólida con una mayor rentabilidad y una cara ‘exclusiva’ como puede resultar Roger Vivier. La venta, que se cerrará en enero del próximo año, hace que la participación de Diego Della Valle, uno de los empresarios más reconocidos en Italia, supere el 50% en Tod’s, porque aquí todo queda en casa.

La firma francesa y sus tacones de aguja pertenecían antes de realizar la venta a Gousson Consultadoria e Marketing, empresa italiana que dirigía Diego y su hermano Andrea. Esta reinversión de más de 200 millones de euros en Tod’s por parte de la familia Della Valle se llevará a cabo a través de una ampliación de capital de 85,83 euros por acción. ¿El objetivo? Que Dorino -padre de Diego y Andrea Della Valle– se sienta orgulloso de la gran familia italiana.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.