Vídeos

cerrar

La desigualdad social es una amenaza para la industria del lujo.

El presidente de Richemont advierte sobre el impacto en el mercado del lujo del aceleramiento de la desigualdad social en los próximos años.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

El pasado lunes, durante el Financial Times Business of Luxury Summit celebrado en Mónaco, Johann Rupert presidente del conglomerado del lujo Compagnie Financière Richemont, aseguró que los cambios a nivel tecnológico van a causar una creciente desigualdad que podría provocar ‘envidia y odio’ hacia los ricos.

Johann Rupert, multimillonario sudafricano propietario de Net-a-Porter, Alfred Dunhill, Van Cleef & Arpels, Cartier, Piaget, Vacheron Constantin o IWC, durante la Cumbre sobre el lujo en Monte Carlo, señaló que la cuestión más importante para la industria del lujo y para las economías a nivel mundial, era en la actualidad el desempleo estructural causado por los robots, la inteligencia artificial y la nueva era de maquinaria avanzada. del siglo XXI.

El sudafricano advierte sobre el aceleramiento de la desigualdad social en los próximos años, debido al crecimiento del desempleo estructural, junto con una ‘nueva abundancia’ para unos pocos beneficiados, dijo. Eso despertará envidia, odio y una guerra social asegura Rupert.

Rupert, no es el primer multimillonario que advierte sobre las consecuencias de la creciente brecha de riqueza. Los multimillonarios Paul Tudor Jones, Warren Buffett, Jeff Greene y Stan Druckenmiller ya advirtieron sobre los peligros de una economía donde una pequeña élite cosecha la mayor parte de las ganancias.

La desigualdad social es una amenaza mucho mayor para la industria de artículos de lujo, que las discusiones sobre el comercio electrónico, aseguró Rupert.

«Yo no sé qué a que nuevo pacto social tendremos que llegar, pero será mejor encontrar uno, de lo contrario, nuestros clientes van a ser el blanco y serán odiados y despreciados«, indica Johann Rupert que añade “Esto es realmente lo que me quita el sueño, porque la gente con dinero no querrá enseñarlo. Si los padres del mejor amigo de su hijo se encuentra en paro, usted no querrá comprar un coche o algo llamativo«.

Los comentarios de Rupert dirigidos a otros minoristas de lujo en Mónaco, sugieren que la desigualdad se está convirtiendo en una preocupación incluso para aquellos que se han beneficiado del gasto de los ricos. «Estamos destruyendo la clase media«, dijo. «Esto es injusto y nos va a afectar”.

Rupert no ofreció detalles sobre cómo Richemont se adaptará a este futuro panorama, pero él minimiza la amenaza de los smartwatches y otras tecnologías, diciendo que Apple venderá «un montón» de relojes, sin embargo, no podrá reemplazar a marcas como Richemont. Mientras que los smartwatches y los teléfonos inteligentes suelen ser desechables, los relojes Cartier se mantienen incluso durante generaciones.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.