Alex Katz protagoniza el verano del Thyssen.

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza presenta por primera vez en España una retrospectiva del pintor norteamericano Alex Katz.

A sus 94 años todavía no ha soltado los pinceles; los emplea con la tenacidad y constancia que le apartaron de las sucesivas modas artísticas del siglo XX. Alex Katz (Nueva York, 1927) mantiene su estilo aparentemente simple, inspirado en su entorno y la vida diaria. Denostado por el canon pictórico en infinidad de ocasiones, el artista de Brooklyn jamás se ha dejado influir por las presiones ni las críticas negativas respecto a su obra. Al contrario, ha permanecido fiel a sus principios y a un imaginario personal en el que predomina el retrato y un paisajismo muy peculiar cercano a la abstracción, aunque sin caer en ella.

Siete décadas lleva Alex Katz —desde principio de los años 50 del siglo pasado— cultivando el retrato y casi tres capturando en sus lienzos el lenguaje de la naturaleza. A base de trazos espontáneos y dinámicos, sus paisajes contrastan con la precisión casi fotográfica de sus retratos en los que la figura se muestra separada del fondo, sin referencias, objetos o fuentes de luz. Eso sí, en ambos géneros defiende un intenso cromatismo y los espacios bidimensionales.

A partir del 11 de junio y hasta el 11 de septiembre, el Museo Thyssen- Bornemisza de Madrid exhibe la primera retrospectiva en España dedicada a Alex Katz. La exposición, comisariada por Guillermo Solana, director artístico del Thyssen, cuenta con el apoyo del propio artista y su estudio, que han seguido en detalle el proyecto. Reúne cuarenta óleos de gran formato, acompañados de algunos estudios, que permiten analizar los temas habituales del pintor norteamericano: retratos en solitario, duplicados y de grupo, alternados con flores y paisajes de colores vivos sobre fondos planos.

No resulta sencillo condensar una carrera tan larga y prolífica como la de Katz en tan sólo cuarenta piezas. Sin embargo, el museo ha logrado reunir obras clave de cada una de las seis décadas en las que no ha cesado de pintar el lado más refinado de la sociedad norteamericana. La muestra incluye la obra Green Table (1996), una mesa de madera sobre la que se presentan 17 cabezas pintadas —cutouts—, práctica que empezó a desarrollar en 1959 y que otorga a su pintura cierta tridimensionalidad.

Los lienzos expuestos en el Thyssen destacan los rasgos más característicos del leguaje del pintor: la sutilidad, la elegancia y la armonía empleadas para resaltar un gesto (una sonrisa), una pose corporal, los sonidos de la naturaleza o el movimiento de las ramas de un árbol. También puede percibirse en ellos las diferentes influencias recibidas a lo largo de su trayectoria —el cine, el pop, los carteles publicitarios— que él ha sabido refundir en una estética independiente.

Sólo los grandes formatos y ciertos trazos recuerdan al expresionismo abstracto predominante cuando Katz apostó por la figuración que tampoco quiso vincular a la corriente pop ni al minimalismo. Tampoco se ciñe exclusivamente a los fondos planos. En The Cocktail Party (1965), las figuras (once de sus amigos compartiendo una velada en su loft) se sitúan sobre un espacio realista, muy al estilo de los franceses del XIX, que refleja el entorno sociocultural neoyorkino de aquella década. A través de la ventana se aprecia la noche urbana, las ventanas iluminadas de la ciudad, el ambiente exterior.

Más información Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Fin.

Esta una pequeña historia, un relato, un cuento (chino), una reflexión, una sucesión de ideas... Y va de tormentas, fines y finales que están por escribir. + ver

Corre.

Corre. Correr por tu vida y por la suya. Correr por tu libertad y por la libertad misma. Huir para no sucumbir. Eso y un cuento de domingo y sueños raros. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.

Salir de la versión móvil