Verdad o reto.

Esta es la historia de una velada que comenzó con una cena y terminó con un verdad o reto.

Era tarde y el vino con el que habían regado la cena nublaba todavaía sus pensamientos, por eso decidieron subir la calefacción, calzarse las pantuflas y tirarse en la alfombra y el sofá, alguno con un gin tonic en la mano, otros con un whisky on the rocks pero todos poco dipuestos en la misma medida y proporción a dar por terminada la velada. ¡Verdad o reto! Propuso Carlos abriendo una gaveta del mueble del salón y sancando una bandeja de chupitos y una botella de whisky japonés.

Tenían un modo muy peculiar de jugar a verdad o reto y lo hacían, además, siempre del mismo modo: las chicas solían optar por la verdad, de ahí que todos supieran cuán depilada vivía Mireia, qué compañeros de facultad habían pasado por el piso de Elena y cuántos zapatos guardaba Eloísa; ellos en cambio pasaban de verdades porque decían no tener nada interesante que confesar (eso, o que no estaban dispuestos a que nadie les preguntara nada) y en cuanto al reto solían reducirlo a ver cuántos chupitos de whisky lograban soportar. No era un juego muy edificante, ciertamente, pero así alargaban la velada lo justo para quedarse a dormir la mona, después del vino y las copas nadie saldría por la puerta de su casa (Eloísa ya había cerrado con doble vuelta y guardado la llave en su dormitorio).

Comenzaron las rondas y se multiplicaron la risas; Mireia confesó haber tenido algo más que palabras con Edu, su compañero de despacho, y Miguel, siguiendo su estela, se ahorró un reto-chupito y desveló que llevaba un tiempo viéndose con alguien… se guardó el quién para otra ronda; Elena abrió la caja de los truenos sacando a colación a quién había votado o a quien no iba a votar, tal fue el revuelo que Eloísa, llegado su turno, se sirvió un chupito de whisky y se lo bebió de un trago sin rechistar ni confesar verdad alguna.

Cuando el turno volvió a Carlos este miró la botella de whisky con cierta pereza, con desgana, y por un momento estuvo a punto de elegir verdad, levantó a tiempo la mirada y vió la determinación en los ojos de Eloísa, la conocía lo suficiente para saber que ella más que nadie podía hacerle preguntas inconvenientes y obligarle a contar lo que nunca había querido contar; whisky le pareció más seguro, pidió reto y se sirvió un chupito.

Te voy a retar a decir la verdad– le dijo Eloísa justo antes de tomarse de un trago el chupito que Carlos se había preparado para pasar su turno; se podía oir la respiración de todos y cada uno de ellos y a él, al del reto, incluso se le habían pasado los efectos nebulosos del whisky.

Oops

La versión más personal de todos nosotros, los que hacemos Loff.it. Hallazgos que nos gustan, nos inquietan, nos llenan, nos tocan y que queremos comentar contigo. Te los contamos de una forma distinta, próxima, como si estuviéramos sentados a una mesa tomando un café contigo.

Corre.

Corre. Correr por tu vida y por la suya. Correr por tu libertad y por la libertad misma. Huir para no sucumbir. Eso y un cuento de domingo y sueños raros. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.

Salir de la versión móvil