La Mamona pasa el mes de agosto en Madrid.

La Mamona no cierra, no se va de vacaciones, se queda para animar el agosto madrileño y ofrecernos sus espacios a modo de oasis urbano.

Madrid. Agosto 2022. Enésima ola de calor. Cae la tarde, comienza una más de las largas y tórridas noches de verano… El calor te derrite, el aire acondicionado te reseca como una pasa, la desesperación amenaza con apoderarse de tu sentido común condenándote a la locura… Y entonces descubres que La Mamona está en la ciudad.

Podría irse de vacaciones y dejarnos solos en Madrid al albur de las olas de calor con sus 40 grados a la sombra pero La Mamona es uno de los nuestros (dos de los nuestros, en realidad), de los que sabe buscar el punto refrescante al agosto madrileño y servírnoslo en la copa y en el plato acompañándolo además de alguna que otra sesión de DJ. Está en Chamberí y en la Castellana, es la reina del tardeo y el lugar, los lugares, perfecto para olvidar que no estás en la playa, son dos oasis para urbanitas.

Una tapa de ensaladilla rusa con tapenada de aceitunas o una burrata artesana con salmón marinado casero y vinagreta de fruta de la pasión, unas vieiras al Josper con algos y tobikos o un arroz meloso de pulpitos y gamba roja; crujientes de bacalao, steak tartar de picaña premium y de postre un helado aresano siciliano, por ejemplo; ¿y para refrescarnos por dentro? Nada como hacerlo con estilo, con un mojito de rosas o un Pisco Sour, con una Passion Caipirinha o una Tropicolada.

Así y ahí, en La Mamona, el calor de agosto se lleva de otra manera.

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.

Salir de la versión móvil