Vídeos

cerrar

Amy O publica su nuevo disco, un manual de indie pop sencillo y profundo. Vídeo, letra e información.

La música de Amy O no es ni mucho menos tan ingenua como parece.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

La cantante y compositora estadounidense Amy O acaba de publicar su fantástico nuevo álbum “Shell” a través del sello Winspear. Once canciones que no son para nada la música tan aparentemente ingenua que ha escrito esta educadora que creó un campamento de rock para niñas, trans y jóvenes no binarios.

Amy O comenzó como el proyecto en solitario de Amy Oelsner en 2004 y ha evolucionado a lo largo de los años en un sonido más completo con una banda de acompañamiento. El grupo, cuya sede se encuentra en su ciudad natal, Bloomington, Indiana, está formado por Amy en la guitarra y la voz solista, Madeline Robinson en el bajo y los coros, Justin Vollmar a la batería, Damion Schiralli en la guitarra principal y Aaron Denton al teclado y los coros.

Las canciones de pop compuestas y grabadas con un cierto aire casero de Amy Oelsner brillan con unas cuantas verdades eternas. La primera es que contar historias es parte de estar vivo y la segunda que excavar el pasado es parte del crecimiento. Oelsner, quien graba como Amy O, es una creyente y defensora del underground indie-pop para quien la composición de canciones es una forma de procesar el paso del tiempo. Su último trabajo, “Shell”, rebosa de poéticos detalles fundamentales de la vida cotidiana. Este es su tercer álbum de estudio, y el décimo, si se contabilizan sus muchos años de grabaciones caseras.

La canción principal es una hermosa y poderosa oda de power-pop con la que se anima a lidiar con las personas que solía ser, con un juego de palabras entrelazadas y retorcidas y brillantes estribillos y armonías. Escrita después de leer un montón de viejos correos electrónicos y cartas, «Shell» salta junto con una sutil gravedad mientras Oelsner revisa las minucias de vidas pasadas, juntando el valor de una década de instantáneas, personas y lugares: «En la canción, estoy mirando hacia atrás con cariño en una versión más joven de mí misma, celebrando las formas en que he crecido desde entonces y también viendo cómo puedo reincorporar en mí y ahora algunos de esos rasgos que he perdido a lo largo de los años».

Además de su trabajo como músico, Oelsner también es educadora y organizadora de actividades artísticas, una joven que ha vivido en todo el país y ha enseñado la escritura de revistas a adolescentes durante años. Más recientemente, ha estado enseñando composición de canciones en un colegio comunitario local y ha lanzado Girls Rock Bloomington, un campamento de música para niñas, jóvenes trans y no binarias.

Después de “Elastic” de 2017, Oelsner, artísticamente Amy O, continúa haciendo honor al homónimo de ese álbum. “Shell” se extiende de manera similar con melodías sobre melodías. Pero aquí hay un mayor uso del espacio, del ritmo y de la paciencia. Los riffs perfectamente mínimos se acumulan lentamente, disminuyen, estallan y retroceden; guitarras y teclas en capas que desbordan como el oleaje en el momento de subir la marea; hay momentos de piano-pop constante, tambores intrincados y melodías vocales entrecruzadas.

En “Shell”, Oelsner se ocupa de los límites externos e internos del yo. Ella lidia con la mortalidad, la transitoriedad física y la vulnerabilidad, el concepto de hogar. Hay homenajes a las relaciones formativas que dan consistencia a nuestras vidas, por imperfectas que puedan ser. Hay meditaciones sobre las rutinas diarias mundanas que apoyan la salud mental y física; En su descripción, Oelsner quería honrar el procesamiento invisible, el trabajo emocional interno que a menudo pasa desapercibido.

«Crushed» es una miniatura de pop ruidosa y perfecta, una viñeta de la vida adolescente suburbana, escabulléndose por las ventanas para encontrarse en los estacionamientos.

Para Oelsner, Amy O, la música es una forma de conectarse con ella misma, su historia personal y su contexto. «Me di cuenta de que se estaba formando una brecha entre mi yo `adulto´ que avanzaba con su vida y partes de mi yo más joven que estaban atrapadas y aún no se habían puesto al día. El proceso de escribir y grabar “Shell” jugó un papel importante para ayudar a que algunas de esas partes atrapadas de mí misma se pusieran al día y pudieran unirse a mí en el presente para poder avanzar de una manera más completa «.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

The Music

Buenas canciones que te sacudan la monotonía. Algunas ya las habrás oído, otras serán nuevas. Ójala que con todas toquemos tu corazón.

Flamaradas comparte un tercer adelanto de su nuevo álbum.+

Flamaradas comparte un tercer adelanto de su nuevo álbum.

La banda catalana Flamaradas anuncia que su disco saldrá en octubre.Tras compartir dos sencillos titulados "Farolillo (De Las Vidas Breves)" y "Perro Rojo", nos llega ahora un nuevo tema de Flamaradas, "El Rumor Eterno De La Autopista". Los tres singles sirven de adelanto a su próximo trabajo que se editará definitivamente después del verano tras el impass provocado por la pandemia. Si “Farolillo (De Las Vidas Breves)” era un tema donde las referencias a la música tradicional española o al rock andaluz de los años 70 se mezclaban con psicodelia o el rock independiente más actual, y en "Perro Rojo" la banda de Sant Joan Despí nos mostraba su cara más sencilla y delicada, en este nuevo sencillo sus sonidos orgánicos, ritmos sosegados y letras sugerentes nos acercan a un mundo propio del autor: los límites de la ciudad y la gente que los habita. Donde los edificios y las autopistas conviven y los ruidos mecánicos son parte del paisaje, Daniel Flamaradas nos canta su experiencia con unos adolescentes de periferia, que en su acelerado paso a la edad adulta, sienten un profundo desprecio por el futuro. Conscientes de que no lo tienen, ejercen la disidencia como único acto de rebeldía posible. La producción del álbum ha corrido a cargo de Cristian Pallejà y Ferran Resines y la grabación se ha realizado en Caballo Grande, en Barcelona. “El Rumor Eterno De La Autopista” no solo es el tercer single del próximo disco de Flamaradas sino que además abre un enorme horizonte de expectativas ante un trabajo que promete redescubrir a una banda con una larga trayectoria y una propuesta musical cada vez más interesante. Flamaradas nació como el proyecto personal de Daniel Magallón, cuando, tras una dilatada carrera como guitarrista de rock alternativo, decidió establecerse en solitario y dar rienda suelta al amasijo de músicas que le hierven en la cabeza. En 2012 saóa su primer disco, “Cancionero Saturnino”, tres años más tarde el segundo, “Pasaje Entre Las Cañas” en 2015. Ya en 2017, un momento bastante prolífico, salieron a la luz el mini LP “Flamaradas A Prat” y el tercer larga duracion con el título homónimo “Flamaradas”. Durante todo este tiempo ha ido aglutinando a su alrededor una serie de músicos excelentes con los que en la actualidad forman una vigorosa banda con un repertorio sólido y un directo solvente. La música de Flamaradas es difícil de catalogar, pues bebe de muchas y variadas fuentes: desde la música popular hasta el rock minimalista, pasando por el folclore americano (del norte y del sur), el rock progresivo andaluz o la psicodelia. Algunos la han definido como un punto medio entre Paco Ibáñez y Nick Cave, mientras que otro crítico situaba su voz entre Atahualpa Yupanqui y Alan Vega. Tan importante como la música o el estilo vocal son las letras de Flamaradas, que se mueven entre el surrealismo y lo cotidiano, creando un mundo onírico y muy personal que en ocasiones pueden remitir a músicos y poetas como Kiko Veneno, Federico García Lorca o Dylan Thomas. Daniel Magallón empezó en la música a mediados de los años noventa cuando, junto a otros tres estudiantes de Bellas Artes, montó la banda de punk-dadaísta Joder Around. Ya en el nuevo milenio, formó el grupo Silvia Coral y los Arrecifes, que editaban para Producciones Doradas, discográfica de la que fue socio fundador junto a Daniel Granados y Joe Crepúsculo, y en la que trabajó durante sus primeros años. La formación también desaparece tras cinco años de actividad y es en ese momento fue cuando Daniel decidió emprender su camino en solitario bajo el nombre de Flamaradas. + ver

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.