El 66 de Sunset Boulevard+por Adolfo Suárez

Y al final las ballenas de agosto para Ann Sothern.

Estaban Bette Davis y Lillian Gish, pero mirando aquellas ballenas de agosto estaba alguien que no podíamos recordar, Ann Sothern.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Estaba Bette Davis y estaba Lillian Gish. Y estaban las ballenas de agosto. Una de esas películas de finales desde el principio, de dos ancianas que recuerdan su niñez, hermanas que bajaban al mar a ver a las ballenas. Estrenada en 1987, Las ballenas de agosto es la última película de Lillian Gish y la penúltima de Bette Davis. Y así quedará en la mayoría de memorias, si es que queda en alguna.

Lillian Gish tenía 94 años y llevaba trabajando desde la época del cine mudo, del que fue una de las grandes estrellas. Ya era mayor, o al menos nos lo parecía, en las películas de los 40, 50 y 60 en las que participaba, como Duelo al sol, donde interpreta a la madre de Gregory Peck, Los que no perdonan, actuando con Burt Lancaster y Audrey Hepburn, o La noche del cazador, la obra maestra como director de Charles Laughton, con Robert Mitchum. Había comenzado a trabajar en el cine en 1912, y nunca ganó un Oscar, aunque le otorgaron un premio honorario en 1971, 25 años después de que obtuviera su única nominación por su personaje de Duelo al sol.

Bette Davis tenía 89 años y estaba considerada como una de las más grandes actrices de la historia, ganadora de dos premios de la Academia, por Jezabel (1939) y Peligrosa (1936), y nominada en otras nueve ocasiones, la última de las cuales por ¿Qué fue de Baby Jane?, había tenido lugar en 1962, 25 años antes. Aun protagonizaría una última película, un año más tarde, La bruja de mi madre. Es recordada en multitud de libros, artículos y documentales que vuelven sobre sus trabajos y sus películas son emitidas en televisíón y reeditadas en vídeo, como ocurre con Lillian Gish.

Pero había alguien más junto con Bette y Lillian en aquel título de 1987. Contaba con 88 años, se llamaba Ann Sothern y también fue su última película, su última mirada a las ballenas de agosto. De hecho, consiguió su única nominación al Oscar con aquella interpretación, que perdió frente a otra veterana, Olympia Dukakis, por Hechizo de luna.

Aunque quisiéramos, poco la podíamos recordar por estos lares. Comenzó su trabajo en Broadway, que nos pillaba a trasmano, sobre todo en los años 30 en los que iniciaba su carrera. Ya en el cine, sus trabajos más recordados se incluyen en una saga de diez películas en las que interpretaba a Maisie, una pizpireta camarera que iba de aquí para allá metiéndose en inocentes y divertidos líos, esos de los años 40 que ya ni valdrían para sorprender a nuestros hijos, expertos en ver virales por internet.

Aquellas películas nunca fueron estrenadas en España, como tampoco tuvimos conocimiento de sus numerosas participaciones televisivas o radiofónicas. Aquellas ballenas de agosto eran prácticamente la primera de las ocasiones en las que la veíamos por aquí, siendo como era su último trabajo. Nos llegó tarde, y ahora sólo recordamos a la Gish y a la Davis. Quizás ella pensó aquello de más vale tarde que nunca al ser nominada, o puede que la importara un bledo, llegada a ese punto y a esa edad. Nosotros nos quedamos con la primera opción, sin duda. Y buscamos en el horizonte las ballenas con Bette, Lillian y, ahora sí, Ann.

Meta información

Newsletter
Tienes que saber que utilizamos cookies para garantizar una magnífica experiencia en loff.it...
Más sobre nuestras cookies