No sólo podemos soñar con un BMW 328 Roadster. Ahora podría ser nuestro.

Uno de los coches más bellos de la década de los 30, el BMW 328 que sale a subasta en Monterey es uno de esos modelos con los que el tiempo no puede.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Hay coches que nunca se debían de dejar de fabricar. Coches perfectos, bellos, que encajan por ello en cualquier época en los que los ubiques. Nunca parecerán anticuados, ni demasiado modernos ni, por supuesto, vulgares. Siempre parecerán dotados de un estilo atemporal, propio y enormemente atractivo. El BMW 328 Roadster es uno de esos coches.

Lanzado en 1936 como un paso más respecto del giro hacia los automóviles deportivos que representaban los BMW 315 y 319, el 328 diseñado por Rudolf Schleicher y Fritz Fiedler se convirtió en toda una referencia conceptual cuya influencia llega hasta nuestros días. Su chasis tubular, su ligereza y sus líneas aerodinámicas, creadas sin la ayuda de túnel de viento alguno, rompían esquemas para la época.

El BMW 328 estaba movido por un avanzado motor de de 1971 cc y 6 cilindros en línea OHV, con 2 válvulas por cilindro y cámaras de combustión hemisféricas, alimentado por 3 carburadores Solex 30 JF que conseguían como resultado una potencia de 80 Cv a 5000 rpm y un par máximo de 129 Nm a 4000 rpm, con una velocidad máxima de 150 km/h. El cambio era manual de 4 velocidades. Todas estas características le hicieron triunfar en carreras tan míticas como Le Mans o la Mille Miglia.

Uno de aquellos BMW 328 podrá ser de cualquiera de nosotros que tenga la oportunidad, el deseo y el dinero necesarios -entre 1,5 y 2 millones de dólares- para ponerlo en juego en la subasta de Monterey que se celebra en estos días. Se trataría de una muy especial unidad, una de las tan sólo seis o siete construidas en Milán a partir de un chasis original BMW utilizando la técnica Superleggera, usada por un buen número de modelos de Ferrari e incluso en los primeros Aston Martin de la serie DB.

Rescatado con todo detalle y cuidado por el especialista Fran Roxas, el BMW 328 Roadster es uno de esos coches que merecen una historia que parezca un cuento. Porque entre otras cosas, es el coche perfecto para que la princesa vaya a rescatar al príncipe. O viceversa, que lo importante es conducirlo y no para qué.

Más información Worldwide Auctioners

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Rodar

Rodar… y deslizarse, volar, navegar. Y el casco más buscado, la bicicleta de look retro, el coche customizado por la firma de moda, el patín sólo apto para ejecutivos… Creaciones que transportan nuestros sueños.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.