cerrar

¡A tu habitación!

Soluciones prácticas que se adaptan a las dimensiones del cuarto, a tu bolsillo y a los gustos de ellos.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Recuerdo que cuando era pequeña y mi madre se enfadaba conmigo, solía decirme: “¡A tu habitación!”. Yo me giraba y sonreía triunfal mientras avanzaba por el pasillo porque no había cosa que me gustara más en el mundo que eso, precisamente, estar en mi habitación. Allí lo tenía todo: mis lapiceros de colores, los cuadernos, las muñecas, los puzzles, mi alfombra, los cojines, la cama… En fin, mi universo entero a mano. Un día mi madre se olió que aquello no era ni castigo ni nada y la siguiente vez que me castigó me dijo: “Ve a tu habitación… ¡Pero no entres! Quédate delante de la puerta en el pasillo…”. Y aquello sí que fue un castigo.

En Ikea lo tienen todo para montar a capricho la habitación de los más pequeños. Soluciones prácticas que se adaptan a las dimensiones del cuarto, a tu bolsillo y a los gustos de ellos. Cajones de todos los tamaños al alcance de sus bracitos, sillas, mesas, taburetes, camas crecederas… Los accesorios complementan sus piezas de mobiliario y los textiles adornan y alegren cada rincón. Los acabados son fiables y prácticos; los colores, una paleta que sólo un niño podría imaginar y su colección de muñecos y peluches, insuperable.

Ikea

Meta información

Newsletter