cerrar

Localización

cerrar

Dar Ahlam, los sueños se cumplen en el desierto.

Descubre el último hotel boutique del desierto marroquí, donde vivir un cuento de 'Las mil y una noches'. En Skoura, el oasis del paraíso.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Paredes color caramelo, suelos de piedra y loza, sábanas de lino y algodón en tonos tierra… Detalles de maderas locales, artesanías tejidas a mano, pequeñas chimeneas de reminiscencias medievales en la esquina de la suite… Si nos pusiéramos a enumerar todos los detalles que hacen de las habitaciones del Dar Ahlam todo un deseo para el viajero no acabaríamos nunca.

Y es que es imposible no caer rendidos ante este coqueto hotel boutique que se une a Small Luxury Hotels, un hogar pequeño pero mágico en el que unos afortunados huéspedes podrán experimentar su particular versión de los cuentos de ‘Las mil y una noches’.

En pleno desierto marroquí, en un pequeño oasis formado por el vergel de su jardín, este pequeño hotel está a un paso de la ciudad de Ouarzazate. Y no es un inmueble más, se trata de una auténtica kasbah tradicional, un palacete marroquí que se ha configurado con detalles propios de los cinco estrellas más contemporáneos, como una piscina o tiendas bucólicas frente a las montañas del Atlas para momentos románticos con dos copas de champán a mano.

Compuesto por solo 14 habitaciones, todas con una decoración que sigue el estilo tradicional de las kasbah, allí los días pasan tranquilos y soleados, entre lujos e indulgencias, bocados gastronómicos y masajes bajo el olivar. Y, si quieres aventuras fuertes, nada como desplazarte hasta las dunas del desierto o hacer la ruta de los oasis hasta Marrakech y volver.

Solo hay suites (junior y superiores), por lo que la falta de espacio no será un problema. Las de mayor tamaño cuentan con 80 metros cuadrados de superficie y, además del dormitorio de aires tradicionales, hay que añadir un jacuzzi. Eso sí, no hay televisor ni teléfono, ya que la idea de intimidad total se lleva al extremo (eso sí, hay wifi por si queremos conectarnos por nosotros mismos). Además, hay que sumar una villa para dos personas del doble de tamaño que las suites y que también nos llega sin multimedias.

La cocina que se sirve en el Dar Ahlam es tradicional, con sabores típicos del desierto y de la cocina árabe. No hay un menú a la carta, sino que se van sucediendo los platos con los ingredientes del día en el mercado local y lo que crece en el huerto del propio hotel. La experiencia no podía ser más intensa.

Si te apetece ser de los afortunados en disfrutarla, puedes reservar a partir de 1.170 €/noche.

Meta información

Newsletter