cerrar

Enoturismo mágico en el Douro portugués.

In vino veritas. Y si en el vino está la verdad, ¿qué mejor forma de conocer el origen y espíritu de un destino?

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

In vino veritas. Y si en el vino está la verdad, ¿qué mejor forma de conocer el origen y espíritu de un destino? España es un generador incansable de enoturismo por su variedad de denominaciones de origen, pero cruzar la frontera con Portugal abre un abanico de nuevas formas de culto a los mejores caldos. Visitar el hotel Rusticae Quinta Nova es un punto de partida excelente, porque no es un hotel al uso, es un lugar de encuentro entre naturaleza, enología y el espíritu del Valle del Duero. Ubicado en la región del Alto Corgo, en total son 120 hectáreas de viñedos que rodean una casa señorial de 1764 a los pies del río Duero.

Su nombre procede de la virgen de Quinta Nova de Nossa Senhora do Carmo, a quien los navegantes del río construyeron una capilla en el siglo XVIII por los constantes naufragios en la zona. Un nombre místico para un paisaje declarado Patrimonio de la Humanidad. En el exterior del hotel, el jardín de invierno permite disfrutar de una copa de vino con vistas a las terrazas de viñedos. Olor a uva, a barrica y atardeceres como compañeros de habitación. Precisamente el carácter enológico está presente también en sus once habitaciones, a través de los muebles de madera maciza y tejidos clásicos ingleses.

Pero alojarse en Quinta Nova es una experiencia que se completa participando de sus otros elementos vinícolas. Su proyecto de Wine House es uno de los más innovadores en el ámbito del Enoturismo. Este espacio está creado a través de la rehabilitación de la estación ferroviaria do Pinhao, un edificio emblemático y reconocido por su fachada de azulejos que sirvió de centro neurálgico comercial en la zona hasta la segunda mitad del pasado siglo. Diseñado por el arquitecto Arnaldo Barbosa, alberga un museo enológico, tienda (también con productos de producción propia como mermeladas, infusiones, aceites,…) y sala privada para degustar los mejores vinos. Para sumergirnos aún más en la cultura vinícola, el Wine Bar cuenta con una biblioteca especializada dirigida a los entendidos.

www.rusticae.es

Meta información

Newsletter