Cine para esperar a los Oscars: Jackie, El Nacimiento de una nación y La gran muralla.

Jackie, un retrato de Jackie Kennedy centrado en los días posteriores al magnicidio, una visión de la Guerra de Secesión y la mayor superproducción china hasta el momento ¿Hace un cine?

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Hay sucesos que cambian el curso de la historia. Hay sucesos que se marcan a fuego en una nación y que marcan en buena parte su camino. El 22 de noviembre de 1963, en la ciudad de Dallas, la vida de Estados Unidos dio un giro cuando el presidente John F. Kennedy fue víctima de los disparos de un francotirador. Pero no sólo cambió el curso de la historia para millones de personas. También lo hizo para una sola, su viuda y primera dama Jackie, que se convirtió a los ojos del mundo en una figura trágica con la que ella misma tuvo que lidiar al tiempo que lo hacía con el dolor más íntimo o con el de sus hijos. Jackie es todo eso y también es una excelente actuación de Natalie Portman. 130 años antes de los hechos narrados en Jackie, y en el mismo país aunque en distinto estado, en esta ocasión Virginia, ocurrieron los hechos narrados en El nacimiento de una nación, protagonizados por Nat Turner y su revuelta de esclavos afroamericanos tres décadas antes del estallido de la Guerra de Secesión, que marcó el curso de la lucha por los derechos de los esclavos y que se reivindica desde la película en tonos tan épicos como crudos. La historia también puede servir de excusa para el espectáculo, como es el caso de La gran muralla, superproducción china con añadidos de Matta Damon que utiliza el legendario monumento como pretexto para montar un espectáculo de artificio a las ordenes de Zhang Yimou. En lo que si se parece este relato de guerras y guerreros es que si tiene éxito y las producciones chinas comienzan a triunfar en el resto del mundo, la historia (del cine) va a cambiar. Y mucho. ¿Hace un cine?

<h2>Jackie, de Pablo Larraín</h2> 1 / 3

Jackie, de Pablo Larraín

Derrotada en los Globos de Oro por la excelente pero menor Isabelle Huppert de Elle, si Natalie Portman no consigue el Oscar por su interpretación de Jackie Kennedy en los días posteriores al asesinato de su marido, quedará para siempre como una de esas injusticias que los miembros de la Academia cometen de vez en cuando y que sólo se entiende desde vaya usted a saber que fondo de vaso.

<h2>El nacimiento de una nación, de Nate Parker</h2> 2 / 3

El nacimiento de una nación, de Nate Parker

Planteada como una revisión en clave antiracista de la legendaria película de Griffith, no aporta nada especial a las películas de similar temática aparecida en los últimos tiempos, salvo quizás una mayor beligerancia en sus propuestas. Es lo mismo de siempre, y como siempre tiene su público. Para seguir sin olvidarnos de lo buena que era Raíces.

<h2>La gran muralla, de Zhang Yimou</h2> 3 / 3

La gran muralla, de Zhang Yimou

La gran muralla como argumento para una tercera parte de Independence Day, salvo que en la Edad Media, en China y dirigida por Zhang Yimou. Por lo demás, espectáculo pirotécnico de efectos especiales al canto que gustará tanto como puedan gustar todas las demás. La salvedad es que su nacionalidad invita a pensar que el futuro del cine comienza a desplazarse hacía el lado opuesto del Pacífico. Ah, y sale Matt Damon.

Meta información

Newsletter