Joan Miró visita la Galería Elvira González de Madrid.

La Galería Elvira González acoge una muestra individual de Joan Miró que abarca principalmente la obra escultórica realizada entre las décadas de los 70 y 80.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

La Galería Elvira González de Madrid inaugura una exposición dedicada Joan Miró (1893-1983) —la segunda individual del artista en este espacio— junto a la familia y Successió Miró. Se trata de una muestra excepcional que incide el interés de Miró por la naturaleza, los objetos cotidianos y los utensilios habituales como fuente de inspiración poética.

Entre las diez esculturas que componen la exposición, destacaSouvenir de la Tour Eiffel, de tres metros de altura. Una pieza que alude a la nostalgia por el París de los años 20, al tiempo que evoca los castellets catalanes que tanto le gustaban. Y también uno de los ejemplos más claros del arte fruto de un largo proceso de reflexión tan propio de Miró, pues permite apreciar cómo la sucesión de ideas, variaciones, añadidos y assemblages de objetos que almacenaba en su estudio acaban convertidos en obra de arte. De ella existen varios bocetos, dibujos preparatorios y fotografías donde se distingue claramente el proceso de creación.

Una lámpara de mimbre cuya pantalla se sustituye por la cabeza de Groucho Marx, una horca de madera concebida como una peineta, una caja repleta de cables y tubos de pintura… Los objetos (o sus partes) más inverosímiles servían a Miró para crear en cuanto se sentía atraído por ellos. “Me siento atraído por una fuerza magnética hacia un objeto, sin premeditación alguna; luego me siento atraído por otro que al verse ligado al primero produce un choque poético, pasando antes por ese flechazo plástico, físico, que hace que la poesía te conmueva realmente y sin el cual no sería eficaz”, escribía en 1936 a Pierre Matisse, su marchante en Nueva York.

La muestra incluye otras obras en las que el artista recrea un universo enigmático de seres teatrales, como en el caso de Gymnaste (1977), Jeune fille à l’étoile (1977), Le Chanteur d’opéra (1977). O la imagen femenina, como en Le Chanteur Mongol (1971), mediante el timbre de su casa envuelto una masa de arcilla con un orificio inferior. La selección de la exposición se completa con pinturas y dibujos, algunos inéditos, como Oiseau, étoiles (1977), Composition (1976) y  Homme, femme et oiseaux dans la nuit (1970).

Joan Miró. Galería Elvira González. C/ Hermanos Álvarez Quintero nº 1 (Madrid)
Exposición abierta al público del 12 de enero al 25 de marzo de 2017

Meta información

Newsletter