cerrar

Crónica de París.

Durante casi diez años, Carlos Sáenz de Tejada recrea cada instante de una época en la que las mujeres ocupaban las más altas esferas de la moda.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Corrían los años 30 cuando una bellísima Greta Garbo, acompañada por la ‘indomable’ Joan Crawford, se alojaba en legendario Grand Hotel de Berlín mientras en China, una Marlene fatale tomaba el Expreso de Shangai y en los salones de alta costura más prestigiosos de París desfilaban esbeltas modelos vestidas de Lanvin, Worth, Patou o Vionnet . El prêt à porter sólo existía en la mente visionaria de una tal Gabrielle Chanel, icono del diseño y enemiga íntima de Elsa Schiaparelli, la reina del rosa shocking. La fotografía no había llegado a las pasarelas y el glamour no estaba dispuesto a cederle un ápice de su terreno al gran Crack del 29.

Fue una década difícil marcada por una gran crisis económica mundial, sin embargo en el mundo de la moda esta época supuso una gran revolución cultural y social que otorgó a las mujeres un nuevo rol y mayor libertad. Son los tiempos del look andrógino, el pelo corto y la piel dorada por el sol; los corsés y las ‘ataduras’ liberan cinturas, desnudan espaldas y dejan paso al mini vestido negro, los trajes de baño y las faldas pantalón que lucen con elegancia modelos lánguidas y sofisticadas. Se imponen los nuevos tejidos y los estampados de inspiración surrealista que florecen a ritmo de swing. Ellas toman las riendas del mundo del diseño y se disputan sin tapujos la corona de la alta costura.

Inmerso en ese nuevo universo femenino, un artista español nacido en Tánger fue testigo de excepción de cada uno de los desfiles, entresijos y rivalidades que acontecían en los salones de alta costura de la ciudad del Sena, dejándonos una maravillosa crónica ilustrada de la década que marcó un hito en la historia de la moda. Durante casi diez años Carlos Sáenz de Tejada  -más recordado como pintor que como ilustrador- recrea cada instante de una época en la que las mujeres ocupaban las más altas esferas de la moda. Educado en Madrid, el pintor abandona España y la vanguardia en 1926, trasladando su residencia a París donde comienza a colaborar en revistas internacionales como Jardin des Modes, Femina, Elegant Welt, Harper’s Bazaar o Vogue. En 1931 inicia su relación como ilustrador de moda con ABC y la revista Blanco y Negro.

El Museo Balenciaga, en una exposición titulada “La elegancia del dibujo. Crónica de París. Carlos Sáenz de Tejada”, reúne desde el pasado 17 de marzo una magnífica recopilación de más de trescientas ilustraciones realizadas por el artista durante su época parisina. La colección de dibujos a tinta china, acuarelas y guaches recogida en la muestra –propiedad del Museo ABC- constituye un auténtico trabajo antropológico en forma de crónica gráfica que refleja, además de las tendencias de moda de la década de los 30, el nuevo y relevante papel que comenzó a adquirir la mujer en aquellos tiempos.

+

Museo Balenciaga
Aldamar Parkea, 6 20808 Getaria
Del 17 de marzo al 27 de mayo de 2012

Museo ABC

Meta información

Newsletter