cerrar

Verili, cada pieza un nombre y una historia.

Verili son piezas interesantes, artesanales, ninguna igual, que como dice la artista, “van y vienen y no vuelven más”.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Desde pequeño me cautivan lo que mi padre, desesperado, llamaba “atributos de juventud”, y lo que otros amigos con más retranca llaman “los cachivaches de Melchor”. O sea, las pulseras y los colgantes, la quincallería de ornamento, pero no a braga quitada, que diría Umbral, sino con historia de pieza en pieza.

Transito por internet buscando joyería o bisutería para un regalo y encuentro la página verili.es. La elegancia la prestigian los años, y los adornos hay que vestirlos con personalidad. Y en Verili me topo con piezas interesantes, artesanales, ninguna igual, que como dice la artista, “van y vienen y no vuelven más”. Porque reflejan vivencias, emociones, y cada una tiene un nombre y una historia detrás que hay que contar.

Anillo, collares, tocados, pendientes, broches. Colores. Transmiten alegría. Y descubro a la autora, Verónica de Sebastián. Lleva 33 años en este arte y no tiene una parroquia de asesores ni un pastón invertido. Va sobrada de talento y de amor por su trabajo. Busca materiales por todo el mundo, y gusta de trabajar en silencio, pero cantando. La inspiración siempre le pilla trabajando, y por eso es una catarata de ideas y creatividad. Tuvo tiendas en aceras de lujo de Madrid y Pozuelo, pero ahora transita por la modernidad y vende por internet y por encargo de tiendas de otros o de particulares. Puedes llamarla, enviarla tu medida, explicarle lo que quieres y para que ocasión lo necesitas y ella creará una pieza exclusiva para ti. Y lo mejor, los ingresos los destina a ayudar a seres humanos necesitados. Le preocupan los nadie, que le tocan el corazón y el alma, y se ocupa de ellos.

Cumple años con la sonrisa puesta. Y no se cansa de moldear sueños e ilusiones en piezas originales. Ha expuesto en el Reina Sofía, en el Thyssen, en el Museo de América, en el Museo del traje o en el Museo de Ronda. Además de en su web, vende en las mejores tiendas de España y muchos otros países. Es inteligente, leída, y construye poemas con sus sueños, teje palabras con su corazón y dibuja ilusiones en cada pieza. Con ansia permanente de auparse en el buen gusto y la perfección manual, y no en el adorno en serie de manufactura barata. Es una emprendedora de la fantasía y el buen gusto.

Meta información

Newsletter