cerrar

Edward Bulwer-Lytton, el liberal que narró los últimos días de Pompeya.

El escritor Edward Bulwer-Lytton, autor entre otros de Los últimos días de Pompeya, nació en Londres el 25 de mayo de 1803.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Escritor, político y periodista, liberal y un hombre un tanto complicado desde niño, así era Edward Bulwer-Lytton, un literato reconocido ya en su tiempo y que hoy no es tan leído como fue salvo por una obra que lo sigue manteniendo entre los más interesantes de la literatura en lengua inglesa: Los últimos días de Pompeya.

Nació en Londres, cuando contaba 4 años, y tras la muerte de su padre, él y sus dos hermanos quedaron bajo la tutela de su madre; desde niño Lytton dio muestras de su notable talento pero también de su inquietud y rebeldía, un carácter difícil que lo hizo ir saltando de internado en internado hasta que encontró la horma de su zapato en un profesor que supo valorar su talento y le dedicó la paciencia que necesitaba.

Edward Bulwer-Lytton se licenció en Artes y publicó su primer libro de poemas casi a un tiempo, ingresó en el ejército aunque el suyo fue un paso fugaz por la carrera militar y se casó contra la opinión de su madre; ese acto de rebeldía le costó perder su asignación económica y tener que proveerse el mismo el sustento pero, además, su matrimonio acabó en desastre y su mujer -Rosina Doyle Wheeler-, una vez separados, le dedicó una novela entera caricaturizándolo.

Su carrera política, como la literaria, le dio satisfaciones, formó parte del Parlamento británico durante 9 años y llegó a ser Secretario de Estado para las colonias; su hijo, siguiendo en cierto modo sus pasos, llegó a ser virrey de la India aunque Lytton nunca lo supo, falleció tres años antes de este nombramiento, en 1873.

Como literato sigue siento, a día de hoy, una de las plumas victorianas a tener en cuenta aunque, para acercanos a su obra, hemos de saber que su estilo es elegante y sofisticado, complejo… Esa complejidad es lo que hace que no sea un escritor popular salvo por una obra en la que narra Los Últimos Días de Pompeya vividos por un grupo de habitantes de la ciudad que sería borrada del mapa por el Vesubio.


Citas

1 / 6
La pluma es más fuerte que la espada.

The pen is mightier than the sword.

La pluma es más fuerte que la espada.

Comparte esta cita

Pinterest Twitter WhatsApp
2 / 6
Un buen corazón es mejor que todas las cabezas del mundo.

A good heart is better than all the heads in the world.

Un buen corazón es mejor que todas las cabezas del mundo.

Comparte esta cita

Pinterest Twitter WhatsApp
3 / 6
En la vida, como en el arte, la belleza se mueve en curvas.

In life, as in art, the beautiful moves in curves.

En la vida, como en el arte, la belleza se mueve en curvas.

Comparte esta cita

Pinterest Twitter WhatsApp
4 / 6
El remordimiento es el eco de una virtud perdida.

Remorse is the echo of a lost virtue.

El remordimiento es el eco de una virtud perdida.

Comparte esta cita

Pinterest Twitter WhatsApp
5 / 6
Si deseas ser amado, muestra más tus defectos que tus virtudes.

If you wish to be loved, show more of your faults than your virtues.

Si deseas ser amado, muestra más tus defectos que tus virtudes.

Comparte esta cita

Pinterest Twitter WhatsApp
6 / 6
El arte y la ciencia tienen su punto de encuentro en el método.

Art and science have their meeting point in method.

El arte y la ciencia tienen su punto de encuentro en el método.

Comparte esta cita

Pinterest Twitter WhatsApp

Meta información

Newsletter