cerrar

Ann Radcliffe, tan escritora, tan gótica y tan terrorífica como Poe… pero mujer.

Ann Ward, o la escritora que firmaba como Ann Radcliffe, nació el 9 de julio de 1794 en Holborn, Reino Unido.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Su nombre no es tan popular como el de algunos escritores que la reconocieron por su talento pero eso no debe restarle un ápice de mérito a su obra; Ann Ward era hija de un comerciante, su vida transcurría con cierto acomodo, una situación que continuó tras su matrimonio porque se casó con un hombre de economía holgada como era el editor de English Cronicle, William Radcliffe. Como era y es costumbre en la sociedad anglosajona, Ann adquirió el apellido de su marido y fue desde entonces y para siempre Ann Radcliffe.

Para entretenerse y ocupar sus horas libres -que eran muchas dado que vivía con comodidad y no tenía hijos- comenzó a escribir historias; se trataba de aventuras que sucedían siempre entorno a detalles recurrentes: la heroína, el castillo, el misterio…

Su marido la animó a tomarse en serio su labor como escritora y Ann no sólo lo hizo sino que publicó sus obras y logró alcanzar cierta notoriedad en su tiempo y de ahí en adelante. Podemos considerarla, sin miedo a equivocarnos, una precursora de la novela gótica y de terror, más cuando alude a ella el propio Poe -máximo exponente en este tipo de novela- y otros autores de la talla de Charles Dickens, Henry James, Balzac e incluso Victor Hugo.

Jane Austen, una de las plumas más reconocidas de la literatura en lengua inglesa, no sólo conocía y respetaba a Ann Radcliffe sino que además llegó a parodiar la obra más impotante de Radcliffe –Los Misterios de Udolfo– en una de sus seis novelas (La Abadía de Northanger).

No sólo Jane Austen alude de forma directa a Radcliffe delatando así la influencia de esta autora en su obra, el propio Poe alude a los Misterios de Udolfo en su cuento ‘El Retrato Oval’, cierto que lo hace despectivamente pero la mera atención prestada a la obra de Radcliffe revela cierto reconocimiento.

En su tiempo, la obra de Radcliffe causaba furor entre las damas de clase media británicas, su éxito fue notable, la reconocieron las plumas más notables del momento y otras posteriores… pudo haber pasado la historia como el nombre esencial de la novela gótica y de terror pero ella era mujer y Poe quería ese reconocimiento para sí.

Sea como fuere, nosotros hoy queremos rendir el reconocimiento debido a una escritora creativa y terrorífica, la de los Misterios de Udolfo, Ann Radcliffe.


Citas

1 / 6
El empleo es el antídoto más seguro contra la pena.

Employment is the surest antidote to sorrow.
-The Mysteries of Udolpho, 1764-.

2 / 6
La felicidad surge en un estado de paz, no de tumulto.

Happiness arises in a state of peace, not of tumult.
-The Mysteries of Udolpho, 1764-.

3 / 6
Nunca confío en las afirmaciones de la gente, siempre los juzgo por sus acciones.

I never trust people's assertions, I always judge of them by their actions.
-The Mysteries of Udolpho, 1764-.

4 / 6
Probé también lo que llamaban el dulce de la venganza - pero fue transitorio, expiró incluso con el objeto que lo provocó.

I tasted too what was called the sweet of revenge - but it was transient, it expired even with the object, that provoked it.
-The Mysteries of Udolpho, 1764-.

5 / 6
La virtud y el gusto son casi lo mismo, la virtud es poco más que un gusto activo y el más delicado de los afectos de cada uno se combina en el amor verdadero.

Virtue and taste are nearly the same, for virtue is little more than active taste, and the most delicate affections of each combine in real love.
-The Mysteries of Udolpho, 1764-.

6 / 6
Hay cierto consuelo en morir rodeado por los hijos de uno.

There is some comfort in dying surrounded by one's children.
-The Mysteries of Udolpho, 1764-.

Meta información

Newsletter