Bocados daneses.

Strøget, peatonal y estrecha, acoge buena parte de las tiendas de moda, cervecerías, diseñadores...

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Strøget es la calle principal de Copenhague. Peatonal y estrecha, acoge buena parte de las tiendas de moda, cervecerías, grandes almacenes y diseñadores que están triunfando tanto en Dinamarca como en buena parte de Europa. Allí se encuentra también la Real Fábrica de Cerámica, una mansión de varias plantas que, además de competir desde hace siglos con Delft (Holanda) por la hegemonía de las piezas de diseño blanquiazul, se ha convertido en atracción turística y rincón gastronómico privilegiado. Un título, éste último, que no es moco de pavo si tenemos en cuenta que la ciudad es la nueva capital gourmet de Europa, con 12 establecimientos premiados con estrellas Michelin. Uno de ellos, el Noma, además, fue elegido el mejor restaurante del mundo.

El porqué la cafetería de un museo ha llegado a ser un must gastronómico hay que debérselo a un hombre: Rud Christiansen. Él es el creador de los ‘Smushis’, unos bocados a medio camino entre el sushi japonés y el pintxo vasco, pero con un claro componente escandinavo. Se trata de pequeñas piezas de comida muy elaboradas, sobre una base de pan smørrebrød danés, con algo de pescado (crudo, en salmuera o cocinado; algunos también son de carne, pero no es lo habitual). Se acompañan de rucula, remolacha, huevo, zanahoria, foie gras… y cuestan alrededor de tres euros cada uno (algo menos si se piden varios). Como aperitivo o incluso comida principal, merecen la pena.

The Royal Cafe. Amagertorv, 6. Copenhague (Dinamarca). Tel. 3312 1122.

Meta información

Newsletter