Porsche 911 E concept: así deberían ser hoy los deportivos de alta gama.

Un concept es eso, el principio. Un modo de testear una visión del futuro inmediato. Pero este Porsche 911E concept debería ser mucho más.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Aunque entre todas las carrocerías de Porsche nosotros nos decantamos siempre por el diseño del clásico 356 Nº1 descapotable de Ferry Porsche de 1948, hay que reconocer que el Porsche 911 es uno de los iconos de la casa y de los vehículos deportivos de todos los tiempos.

Desde desde su lanzamiento en 1963 el 911 se ha convertido en símbolo de una alta posición social y de una actitud, de toda una cultura (muy ligada al éxito económico) que no ha escapado al deseo de nadie. Y ha marcado la línea deportiva de muchos otros vehículos deportivos.

Y ya marcar la línea a seguir es algo que se le daba especialmente bien a Ferdinand Porsche padre, el fundador. A él le debemos el Volkswagen y el mítico 4 latas en circunstancias diversas en un mundo convulso que no vienen al caso. En todo caso, ambos fueron conceptos que en su momento revolucionaron la industria de la automoción.

Y es que en la historia hay momentos en que un solo hombre con una visión lo cambian todo, por eso son importantes los concepts, porque son esa visión de un hombre que puede redefinir el futuro más cercano. Y por eso les prestamos especial atención, imaginando o intentando visualizar cómo será el la automoción mañana.

Este 911 E es un concept que nace un año antes del 55 cumpleaños del 911 original y tras siete generaciones. Pero no ha salido de los talleres de Porsche ni se ha presentado en ningún salón. De hecho tiene poco que ver con Porsche. ¿Por qué “E”? Pues porque el diseño es de Emre Husmen, un joven diseñador de automóviles de 31 años, canadiense de orígenes turcos con un impresionante currículo.

Diseño industrial por el Humber College de Toronto, graduado y Master en diseño de transporte en el IED de Turín, ha trabajado como concept designer para Ford Motor en Estambul, para Pininfarina y, curiosamente, para Hotwheels en California (coches al fin y al cabo).

El proyecto de fin de carrera de Emre Husmen lo patrocinó Aston Martin y el de su tesis ABARTH cuyo resultado fue presentado a escala 1:1 en 2011 en el Salón de Automoción de Ginebra de la mano de Lorenzo Ramaciotti, Director de Diseño de FIAT.

Y para más, los premios, una mención de honor en el MotorTrend Design Contest de 2000, entre los 10 finalistas de Peugeot Design Contest de 2004, el premio de la audiencia y Auto&Design en el Berman Autostyle Design Competition de 2008 y el premio a la tesis del IED de Turín por ABARTH en 2010.

Con ese currículo ya tienes la garantía de que al trabajo de Emre Husmen le observan mucho ojos del sector. Así que cuando le dedica tiempo, talento y esfuerzo a una revisión del Porsche 911 sólo podemos imaginarlo hecho realidad, tarde o temprano. Porque no se trata sólo de una idea, es el conocimiento aplicado de alguien con experiencia en el sector.

De hecho quizás lo más complicado de un concept es cuando se trata de un sueño aún tecnológicamente irrealizable, cosa que a este 911 E no le ocurre. No vemos nada en él que a simple vista lo impida.

Es más, se nos ocurre que probablemente por tratarse de una evolución bastante natural y razonable del actual 911 en el que se mantiene la poderosa identidad de su frontal, el Flyback y la disposición 2+2 de los asientos, las luces traseras y el potente alerón desplegable, lo vemos más que idóneo para sustituir en el mercado a su predecesor poniendo en la carretera otro hito del diseño deportivo que sin duda representaría una vez más ese símbolo de una cultura que necesita destacar su posición social. De hecho vemos más que posible un custom del 911 para hacerlo realidad.

Nosotros apoyamos la idea aunque sólo sea por ver rodando este Porsche 911 E concept. Y felicitamos a Emre Husmen por su trabajo tanto como por su trayectoria.

Meta información

Newsletter