cerrar

Luke Skywalker’s Landspeeder: nunca habrás querido ser más niño.

Hay juguetes para niños y juguetes para hacernos desear volver a ser nilos, como el luke skywalker's landspeeder. Una pasada.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Dicen que hay juguetes que los adultos compramos a los niños pero que realmente son para nosotros. El Scalextric, el Ibertren, las maquetas… Claro que eso pasaba sobre todo en nuestra infancia, antes de que existieran los juguetes de colección, antes de que estuviera bien visto que muñecos y juguetes de edición limitada llegaran a nuestras estanterías para hacer todo lo contrario de lo habían hecho durante toda la vida, estar lejos -cuanto más lejos, mejor- de las manos de los críos. Aunque ese no es el caso del Luke Skywalker’s Landspeeder.

El Luke Skywalker’s Landspeeder es un réplica perfecta del vehículo que usaba Luke en la primera película de la Guerra de las Galaxias. Está claro que no podría ser usado por ningún adulto, y es evidente que su tamaño es demasiado grande para una estantería o para cualquier colección que no disponga de un espacio casi de museo. No levita pero rueda, y bastaría mirarnos a un espejo mientras vemos las fotos o el vídeo de lanzamiento para notarnos un brillo especial en los ojos, un rejuvenecimiento casi instantáneo, como si nuestro cuerpo quisiera retroceder en el tiempo un porrón de años, justo hasta el instante en que nuestras medidas se pudieran acoplar a las de esa pasada de nave de la Guerra de las Galaxias.

Cierto es que hay frikis para todos los gustos, y seguramente no nos extrañaría ver en un episodio de The Big Bang Theory a cualquiera de sus protagonistas adquiriendo el Lanspeeder para simplemente decorar sus salones. Pero lo más seguro es que el juguete sacie la ilusión de los padres a través del juego de sus pequeños Jedi. Y es que todo el mundo sabe que hay que empezar a educarlos en la fuerza lo antes posible, no sea que el lado oscuro se apodere de ellos.

Meta información

Newsletter