cerrar

Alice Aircraft, una avioneta con un motor eléctrico de altos vuelos.

Alice Aircraft, una avioneta de motor eléctrico que puede transportar a 9 pasajeros con 2 tripulantes hasta 1000 kilómetros de distancia.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

La realidad del daño que causamos al medioambiente se hace notar cada vez más, especialmente en las grandes ciudades donde se implementan protocolos que impiden el uso del coche -salvo que sea híbrido o eléctrico- cuando el aire amenaza con volverse irrespirable. La aviación no es ajena a este espinoso asunto y, como sucede con los coches, las compañías más innovadoras comienzan a pensar y crear teniendo en cuenta los delicados factores medioambientales.

La firma israelí Eviation se ha revelado en este punto como una de las más innovadoras del mundo de la aviación y acaba de presentar el primer prototipo de avioneta con motorización eléctrica; se trata de una pequeña aeronave que puede recorrer casi 1000 kilómetros con nueve pasajeros, acompañados por dos miembros de la tripulación, abordo.

Este nuevo prototipo responde al nombre de Alice y, como la Alicia de Lewis Carroll, dibuja un mundo de sueño y fantasía pero éste cabe que sea realidad antes de lo que imaginamos; Alice vuela a 10.000 pies de altura y alcanza una velocidad de 240 nudos, una avioneta cero emisiones y se presenta como el método de transporte ideal entre grandes ciudades situadas a una distancia inferior a los 1000 kilómetros de autonomía que tiene este pequeño avión.

La alternativa es tentadora ¿imaginas volar de Madrid a Barcelona, a Sevilla, a Málaga, a Santiago de Compostela, a Gijón o a Santander en tu propio Alice? Como este avión puede aterrizar y despegar en pequeños aeoropuertos, realmente podrías olvidarte de la operación salida y retorno, de los atascos infinitos, de los viajes que se alargan sin razón ni sentido y hacerlo, además, reduciendo tu aporte a la contaminación del medioambiente a cero.

Tentador ¿verdad? a nosotros también nos lo parece y nos nos queda más que cerrar los ojos y, como Alicia en el País de las Maravillas, soñar alto y fuerte, tal vez se nos aparezca el conejo de la suerte y pronto Alice sea mucho más que un prototipo.

Meta información

Newsletter