Provocando al personal.

Agent Provocateur fue, primero, una línea de lencería y después una gama de perfumes. El fin el mismo...

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Cuenta Joe Corre, hijo de la diseñadora Vivienne Westwood, que él y su mujer, Serena Rees, estaban tan cansados de lencería aburrida y clásica, que decidieron montar una firma que fuera algo más… rompedora. La bautizaron con el nombre de The Agent Provocateur, y tanto confiaron en el éxito de sus diseños que, directamente, montaron una tienda en el Soho londinense para lucir, sin tapujos, sus creaciones. Era 1994 y, según explicaba el propio Corre: “todo lo que hacemos traduce nuestra cultura: nuestras campañas fotográficas, los interiores de nuestras boutiques, nuestros empleados… Creemos que ellos deben reflejar nuestro producto”.

Quizás para facilitarles la tarea a dichos empleados (la de reflejar el producto sin lucirlo…), la pareja decidió completar la colección de lencería con una gama de perfumes. Son los Agent Provocateur, que acaban de llegar a Le Secret du Marais. Kate Moss, Kylie Minogue o Paris Hilton han reconocido ser adictas a estas fragancias que, más que fórmulas para perfumarse, son auténticos rituales de seducción que brindan a quien se los pone y a quien los percibe experiencias sensuales en universos de fantasía…

Meta información

Newsletter