Ojos de muñeca.

Pestañas separadas, tupidas, largas y cubiertas de un efecto nylon.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Alargan, multiplican, densifican… Si atendemos a la publicidad de las marcas cosméticas, las máscaras de pestañas son auténticas varitas mágicas que transforman las pestañas (y la mirada) de forma increíble. Lancôme se suma al carro de las maravillas y lanza su Hypnôse Doll Eyes (30 euros), es decir, ojos de muñeca: pestañas separadas, tupidas, largas y cubiertas de un efecto nylon.

Cuentan en la casa francesa, que se tiene por la firma número uno en el diseño de máscaras, que su sabiduría procede del estudio que llevaron a cabo hace unos años entre 1965 mujeres de todo el mundo, estudio que contribuyó a formular el índice de belleza de la mirada. Este índice establece los parámetros que definen la hermosura de las pestañas: color, curvatura, densidad, espesor, largo y regularidad. Desde entonces trabajan para que sus rímeles perfeccionen estos parámetros.

En 2007, lanzaron al mercado Hypnôse Drama que proporcionaba un acabado muy teatral; en 2010, Hypnôse Cells, máscara regeneradora que fortalecía las pestañas pelo a pelo; y en 2011 llega Hypnôse Doll Eyes que, dicen, mejora en un 36% el índice de belleza de la mirada. La clave está en la fórmula del producto y en la forma del cepillo.

Meta información

Newsletter