El 66 de Sunset Boulevard+por Adolfo Suárez
cerrar

Sucedió una noche.

Sucedió una noche de esas en las que suceden cosas para luego contarlas empezando por "Sucedió una noche..."

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Sucedió una noche antes de que Rhett Butler conociera a Scarlett, antes de que se les olvidara colocar algo en la mesa para que el viento no se llevara todo aquello que amaban, que parece que no tuvieran madre que les enseñase procedimiento tan sencillo. Fue entonces cuando los ojos de Gable se encontraron con la mirada de Colbert. Ella era una heredera y el un periodista, y Frank Capra estaba tras las cámaras para asegurarse de que todo terminara bien antes del The End con el que ya nunca terminan las películas.

Sucedió una noche antes de que todo fuera menos libre y el código Hays alargara las faldas y redujera los cerebros, antes de que la autocensura de las grandes productoras obligara a levantar la alfombra y meter debajo todo lo que consideraban crítico con el sistema de vida americano, o al menos con lo que ellos pensaban que debía ser. Sucedió una noche en la que los besos que se pudieran dar eran bellos y libres, cálidos y largos como los del principio de un amor que dura la eternidad de un verano.

Sucedió una noche de esas de chico conoce a chica, cuando todos sabemos lo que va a pasar, pero queremos que nos cuenten como pasa. Sucedió una noche en la que Claudette Colbert enseña mediante enseñar pierna como se debe hacer autostop a Clark Gable, cuando aún no se habían hecho películas sobre lo que le puede pasar a un autoestopista.

Sucedió una noche cuando las películas sabían a cine, cuando el cine sabía a vida, cuando la vida sabía a lo que se nos va perdiendo y a todo decimos que ya no se hacen películas así, que ya no se dan besos así, que ya no se dicen adioses así, que ya no hay jóvenes así, por la sencilla razón de que esos jóvenes ya no somos nosotros, esos besos ya no los damos, esos adioses no queremos darlos, esas películas ya son de antes de que nacieran nuestros hijos y las de ahora empiezan a hablar de nuestros futuros nietos.

Sucedió una noche cuando en Atapuerca sólo teníamos dos canales de televisión y el móvil era una cosa que se ponía encima de las cunas de los niños, cuando tuitear era equivocarse al querer explicar que es llamar de tú a alguien y Facebook nos hubiera sonado a una película con Bill Murray y John Belushi. Fue entonces cuando vi por primera vez casi por sorpresa Sucedió una noche, de Frank Capra, con Clark Gable y Claudette Colbert, y mientras ellos iban y venían, mientras se amaban y se desamaban, mientras Gable sonreía entre esas orejas y Colbert enamoraba con esos ojones, ambos me conquistaban a mí y les apuntaba a la lista de comentar entre birras o cafés esas películas que se van haciendo de poco a poco de nuestra vida.

Meta información

Newsletter