cerrar

Siete piezas a ritmo de Año Nuevo…en Viena.

Siete piezas hechas por sus compositores con el mismo espíritu con el que Strauss lo hizo, divertir y entretener al público vienés.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

Viena es una ciudad que no deja indiferente a nadie por su equilibrada mezcla entre pasado y futuro. Por sus plazas y palacios, la capital de Austria puede alardear de los más de seis siglos en la que fue capital del Imperio de los Habsburgo, época en la que los mejores músicos del mundo acudían a la capital del imperio para escribir sus mejores obras. Allí vivieron los principales compositores desde el siglo XVIII, Haydn, Mozart, Beethoven, Schubert, Brahms, Bruckner, Mahler o Schoenberg. Además, fue la ciudad en la que Strauss modernizó el vals, la polca y la opereta. Perpetuada en el tiempo, esa tradición en la que cultura y música se combinen en un equilibrio perfecto hace que, hoy por hoy, en Viena se pueda disfrutar de los mejores conciertos, óperas y festivales de danza, clásica y contemporánea.

El principal de los conciertos vieneses es el Concierto de Año Nuevo, acto anual a cargo de la Filarmónica de Viena que paradójicamente nació un 31 de diciembre de 1939 como parte de la política de Joseph Goebbels, ministro de Propaganda del III Reich, que pretendía convertir el vals de la anexionada Austria en la verdadera música del pueblo alemán. Desde entonces, el Concierto de Año Nuevo se celebra rodeado de las cariátides de la Sala Dorada del Musikverein, construido en 1870 por el arquitecto danés Theophil Hansen por encargo de la Sociedad de Amigos de la Música de Viena. Para ocasión tan excepcional la sala se decora con un entramado floral de gran pompa, adornos que son escogidos en la ciudad italiana de San Remo y colocados por la Concejalía de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Viena.

Aunque inicialmente para el Concierto de Año Nuevo la Filarmónica de Viena contó con un director estable, desde 1987 se invita cada año a uno diferente, un privilegio tan sólo reservado a los mejores directores del mundo. A los estables Clemens Krauss, Willi Boskovsky y Lorin Maazel, les siguió en 1987, más que merecidamente, un octagenario Herbert von Karajan, y después de él, Claudio Abbado, Carlos Kleiber, Zubin Mehta, Riccardo Muti, Nikolaus Harnoncourt, Seiji Ozawa, Mariss Jansons, Georges Prêtre, Daniel Barenboim, Franz Welser-Möst. Este año le ha correspondido al venezolano Gustavo Dudamel, director titular de la Filarmónica de Los Ángeles y de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela que, con 35 años, se convierte en el más joven de la historia en dirigir el Concierto de Año Nuevo.

No, no voy a cometer el error de traer una selección de obras del Concierto de Año Nuevo teniendo el original al alcance del mando a distancia. Os dejamos con ocho piezas hechas por sus compositores con el mismo espíritu con el que Strauss lo hizo: simplemente divertir y entretener al público. ¡Feliz Año Nuevo!.

 

Meta información

Newsletter